Burdman: “El Gobierno busca el apoyo de Estados Unidos”

28 de enero, 2020

Julio Burdman

Entrevista a Julio Burdman Analista Político

 

“Para el Gobierno, en este momento, lo fundamental es Estados Unidos. Y Estados Unidos, como lo entiende la actual administración, es un conjunto de actores en la ciudad de Washington a los que se está buscando llegar en forma simultánea”, sostiene el politólogo de la UBA y doctor en ciencia política por el Instituto de Estudios Políticos de París, Julio Burdman. El objetivo: lograr ese apoyo clave para renegociar la deuda. “La política hacia la región en este momento está fragmentada como lo está la región”, sostiene respecto de la relación con los países vecinos.

 

¿Qué evaluación hace de la primera gira de Fernández?

Alberto está haciendo un esfuerzo para acercarse a los círculos políticos vinculados a Estados Unidos en el marco de la negociación internacional por la renegociación de la deuda. Sumado eso, tal vez, algunas otras expectativas en la relación bilateral que todavía no han sido revelado. Claramente, la política dirigida hacia Estados Unidos está en manos de un conjunto de personas que está trabajando para mejorar sustancialmente la relación. En la etapa de Mauricio Macri la relación era muy buena a nivel político, pero no se lograron crear los dispositivos económicos como para que esa relación se materialice en el interés argentino. En este caso se va a trabajar simultáneamente en los mecanismos políticos y en las condiciones económicas para que la relación sea de otro calibre. Por eso, por ejemplo, el Gobierno está poniendo las cuentas en orden, algo que Mauricio Macri nunca hizo. Durante el macrismo hubo mucha vocación política, pero no hubo logros en materia macroeconómica que permitiesen que esta relación se tradujese en inversión financiera y directa, que es lo que se busca en este caso.

 

¿Cómo ingresa la necesaria negociación de la deuda externa? ¿Qué apoyos puede conseguir el Gobierno?

En materia de apoyos, para el Gobierno, en este momento, lo fundamental es Estados Unidos. Y Estados Unidos, como lo entiende la actual administración, es un conjunto de actores en la ciudad de Washington a los que se está buscando llegar en forma simultánea. Ahí estamos incluyendo a la Casa Blanca, organismos internacionales, Departamento de Estado, Consejo de las Américas… Es decir, un conjunto de instituciones gubernamentales, paragubernamentales e internacionales que, en la actual geopolítica, orbitan fuertemente influidas por la Casa Blanca.

 

Aunque sea prematuro todavía, ¿se puede hablar de un giro en la política exterior del gobierno? ¿Cuáles creés que serán los ejes?

No hablaría de giro, porque estos son los primeros pasos en términos de política exterior. Lo que sí hay que tener en claro es que, en relación a Estados Unidos, es una política exterior de acercamiento político y buscando al mismo tiempo los dispositivos económicos para que ese acercamiento se traduzca en metas materiales. Por lo tanto, le agrega un elemento extra a la política hacia Estados Unidos de Macri.

 

La primera gira no es a un país de la región. ¿Cómo será el entendimiento con nuestros vecinos en un contexto de incertidumbre y lejanía ideológica?

Es una gran incertidumbre porque en este momento no hay región. No hay un ordenador regional. Hoy Brasil no juega el papel de líder. Tampoco hay organismos regionales. Por lo tanto, la política hacia la región en este momento está fragmentada como lo está la región. Va a haber un conjunto de agendas bilaterales muy distintas entre sí. Creo que en algunos aspectos va a primar la agenda política progresista que demanda la coalición Frente de Todos y, en otros casos, va a primar la búsqueda de defender posiciones comerciales, de coordinar políticas macroeconómicas. Es decir, va a haber una multiplicidad de agendas. Claramente no va a ser la misma la política respecto de Bolivia que respecto de Chile, Brasil o México.

 

Dejá un comentario