Béliz se suma a la gira de Fernández por Israel

21 de enero, 2020

La primera gira presidencial no será a un país vecino, ni a un socio comercial estrecho. El contexto político y social de la región, con incertidumbre y gobiernos distantes ideológicamente, no lo hicieron posible. Será con rumbo a Israel, donde Alberto Fernández asistirá, en la ciudad de Jerusalén, al Foro Internacionales de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo y se reunirá con el presidente local, Reuven Rivlin. En una visita con varias resonancias. Geopolíticas y también de política interna.

 

Para la Casa Rosada, además del homenaje, la visita será una oportunidad para comenzar a entablar lazos personales con los principales referentes mundiales que estarán presentes esta semana en Israel. Incluidos, la delegación de Estados Unidos. La relación con la administración de Donald Trump tuvo hasta aquí más contratiempos que entendimiento. El gobierno de Fernández intenta no perder autonomía. Pero considera conveniente tender puentes y buscar cierto alineamiento en cuestiones de política global con la potencia del Norte. La renegociación de la deuda externa, por caso, necesitará de la venia de la gestión Trump para tener mayores posibilidades de éxito.

 

Fernández partirá hoy junto al canciller Felipe Solá; el secretario de Asuntos Estratégicos del Estado, Gustavo Béliz; la primera dama, Fabiola Yáñez; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; el diputado Eduardo Valdés, y el vocero presidencial y secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi. Béliz gana terreno en las decisiones del Gobierno. Sobre todo, en política exterior. Y, en especial, en la relación con Estados Unidos y El Vaticano. En Jerusalén estará Mike Pence, el vicepresidente de Donald Trump. En las gestiones que en estas horas se llevan adelante están incluidos también potenciales encuentros con los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, de Rusia, Vladimir Putin, y con el influyente primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

 

La decisión de que sea Israel el primer país que Fernández visita como presidentel, por otra parte, tiene el beneplácito de la comunidad judía en el país, una relación atravesada por la Causa AMIA y la muerte de Alberto Nisman. Y también por la oposición, que cuestionó hasta aquí los movimientos del Gobierno en política exterior. El titular de la UCR y diputado por Mendoza, Alfredo Cornejo, por caso, aseguró que es “una buena señal” para el país. Según dijo, “la Argentina no debe perder los vínculos internacionales que se han fortalecido en los últimos cuatro años”. Y señaló: “Ya sabemos que con socios como Venezuela o Bolivia, nuestro país se cerró al mundo y a las inversiones”. “Es una muy buena decisión del Presidente, propia de un razonable multilateralismo que, en este contexto internacional, favorece el reposicionamiento de la Argentina en el mundo”, dijo Alejandro Rodríguez, de Consenso Federal, en el mismo sentido.

Dejá un comentario