Un proyecto que definirá la gestión

19 de diciembre, 2019

Un proyecto que definirá la gestión

El proyecto de ley que tratará hoy la Cámara de Diputados marcará la gestión de Alberto Fernández. Si es aprobado, consolidará a su Gobierno por tres vías: significará un triunfo político legislativo, concentrará en sus manos un enorme poder por la cantidad de funciones que se le delegan y, en caso de obtener resultados económicos positivos como consecuencia de su aplicación, se fortalecerá su imagen. Además, eso tendrá mucha influencia en el interior de la colación oficialista. Un Presidente fortalecido diluirá, en parte, el interrogante que plantean algunos sectores sobre quien gobierna en el país.

 

Fernández podría haber dividido el proyecto y tratar los distintos temas que incluye por separado, pero aprovechando el contexto de crisis, definió discutir todo de entrada sabiendo, además, la importancia que tendrá en la construcción de su capital político.

 

La discusión que se planteó en la oposición en torno a si dará quórum anticipa el tipo de relación para la que deberá prepararse el Gobierno. Por un lado, un vínculo difícil con el Congreso, pero, por el otro, tendrá cerca a los gobernadores radicales. Un esquema similar al que generó Néstor Kirchner en su momento y también recientemente Mauricio Macri con los mandatarios provinciales de origen peronista.

 

Más allá de la justicia y la lógica social de las iniciativas, estas generan una indudable lectura política dado que se beneficia a los sectores de menores ingresos que constituyen la base electoral del oficialismo y afecta a los sectores medios, que son más reacios.

 

En cuanto al contenido del proyecto, sus artículos podrían dividirse entre aquellos que son inmediatamente operativos y los que le conceden facultades al Poder Ejecutivo para tomar las medidas que considere necesarias y en el momento que juzgue oportuno. Para los primeros es posible pensar en algunos acuerdos pero, en aquellos que ceden atribuciones del Congreso, las diferencias quedarán expuestas en los debates en ambas cámaras.

 

***

Guzmán necesita que llueva en enero

 

Estudios indican que está faltando agua en distintas zonas agrícolas importantes del país. En algunas de ellas, dicen, están a punto de entrar en una etapa crítica para los cultivos. Sin embargo, frente al verano, aún queda tiempo para que el clima (mediante lluvias) cambie el panorama. De no darse ese cambio, tendrá un impacto importante sobre la economía. “Vamos a tener mayor dependencia de la cosecha que en 2019 y que en 2018, cuando se dio la sequía anterior, que impactó sobre el Presupuesto público por los ingresos derivados de las retenciones sobre la cosecha gruesa”, señaló el economista Gabriel Caamaño. “También tendremos una mayor necesidad de esos dólares, porque además en 2018 los exportadores no estaban obligados a liquidar. Ahora somos más dependientes de la cosecha”, explicó el especialista en diálogo con este medio.

Dejá un comentario