Un buen día para los mercados mientras se esperan las leyes

Los mercados subieron por dos cuestiones. En el exterior, por el acercamiento entre Estados Unidos y China. Y a nivel local se pagaron bonos que estaban reperfilados. A su vez, el campo sigue liquidando. Por eso, el dólar bajó, los bonos y las acciones subieron, y el riesgo país se sigue enfriando.

13 de diciembre, 2019

Dólares situación fiscal

Por Luis Varela 

 

Después de un mensaje de Martín Guzmán que fue bien recibido el miércoles por inversores y expertos, la rueda de negocios de ayer fue dominada por dos grandes temas: un nuevo acercamiento entre China y Estados Unidos y el pago en Argentina de bonos que venían reperfilados. Con esas dos condiciones, el segundo día con Alberto Fernández en el gobierno volvió a ser muy positivo, con el riesgo país a puntos de quebrar hacia abajo la barrera de los 2.100 puntos.

 

El escenario mundial estuvo dominado por lo que bien puede ser denominado como más de lo mismo, porque se repitieron informaciones avisando que Washington y Pekín habrían llegado a un principio de acuerdo en su disputa comercial, aunque por supuesto todavía falta la firma del presidente Trump para que eso sea realidad. Pero el sólo aviso de que el acuerdo está más cerca, generó una baja generalizada del dólar a nivel global, con las bolsas del mundo entonándose, con casi todos los índices en verde.

 

Y a nivel local, en medio de la discusión por la deuda, y cuando el Gobierno está enviando al Congreso el pedido de extraordinarias para que se traten las tres leyes de emergencia vinculadas a la economía y a la emergencia social, el Ejecutivo dio toda una señal al pagar vencimientos por US$ 500 millones, abonando letras reperfiladas en pesos y en moneda extrajera, lo cual provocó un gran desahogo en los inversores.

 

A todo eso se agregó otro elemento clave: los productores agropecuarios están liquidando operaciones a dos manos, tratando de cerrar todos los negocios posibles antes de que llegue el paquete de mayores impuestos que está preparando el ministro Guzmán, con el completo aval de Alberto y Cristina. Mientras algunos economistas advierten que el planteo inicial se parece al que tuvo Alfonso Prat Gay en el comienzo de la Presidencia de Macri, con una postergación del ajuste, para realizarlo de manera gradual.

 

El resultado de todo eso fue un dólar claramente a la baja en el mundo, y sobre todo en la Argentina, con acciones y bonos locales subiendo de manera consistente, y con el riesgo país bajando otras 52 unidades, hasta 2.101 puntos básicos, cuando hace algunas semanas llegó a estar arriba de los 2.500.

 

Preocupó un poco la difusión del dato de inflación, que fue ubicada por el Indec en el 4,3% para noviembre, 52,1% para los últimos doce meses, con una suba fulminante en algunos alimentos y sobre todos en los costos de la salud y la medicina en general.

 

En el exterior el dólar subió 0,7% en Japón, 0,3% contra la libra y 0,1% contra el euro, pero bajó 0,3% en México y Chile y achicó 0,9% en Brasil y China, con el yuan colocado otra vez por debajo de 7 unidades por dólar.

 

A nivel local, el dólar oficial subió 1 centavo hasta $ 63,09, el blue cayó 2 pesos hasta $ 66,50 y el dólar mayorista sin cambios a $ 59,82, con una baja de 2,78 pesos para el contado con liquidación, hasta $ 73,18.

 

Notablemente, se anotó una suba de US$ 177 millones para las reservas del Banco Central que de esa manera llegaron hasta US$ 44.087 millones. Y, con todo esto, la brecha entre el dólar oficial y el blue se achicó hasta el 5,4% y la brecha entre el ccl y el mayorista se redujo hasta el 22,3%.

 

Y, medidos en pesos, la moneda local mejoró contra otras divisas: el real subió 10 centavos hasta 14,61 pesos, pero el euro bajó 4 centavos hasta 66,49 y la libra bajó 23 centavos hasta 78,64.

 

En cuanto a tasas de interés, mientras avanza un plan para darle asistencia financiera a pymes, el Banco Central mantuvo, con Miguel Pesce al mando, la tasa de las Leliq aún colocada en el 63% anual. Mientras que la tasa de los plazos fijos siguió bajando: los bancos pagaron 41% por plata chica y 44% por plata grande. En cuando al costo del dinero global, como se viene observando una presión inflacionaria global algo myor, la tasa a 10 años de Estados Unidos se acerca otra vez al 2% anual (luego de haber estado en el 1,5% hace pocos meses) y la tasa promedio mundial se estira hasta casi 2,5% (cuando rozó el 1,9% hace poco tiempo).

 

Con ese marco y con doble volumen operado, el discurso inaugural de Guzmán cayó bien y los bonos argentinos tuvieron otro buen día. El 80% de lo operado en bonos se transó en tres papeles: AY24X 37%, AY24 36% y AA22X 6%. Y en los extremos hubo un salto del 22% para el bono TC23, alza del 12% para el bono A2E2C y subas del 5% al 9% para TC21X, AA26, TJ20, TJ20X, TO23 y TC21Y. Y caídas del 2 %al 4,4% para los bonos CUAP, DICPX, AA37, BDC24 y TVPA.

 

La posibilidad de acercamiento entre Trump y Xi generó una corriente compradora de acciones, por lo que las bolsas brillaron. Hubo subas del 0,7% al 0,9% en los índices de la Bolsa de Nueva York. También se anotó una suba del 1,1% en la Bolsa de San Pablo y una mejora del 1,3% en la de México.

 

En el mercado bursátil local cambió el clima. Con $ 993 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,4%, con el 80% de lo operado en acciones transado en siete papeles: G.F. Galicia e YPF se llevaron 18% de los negocios cada una.

 

En los extremos hubo un salto del 13% para Bodegas Esmeralda y subas del 4% al 7% para Valores, Consultatio, Santander Río, Francés, Gas Natural, Ternium, Camuzzi y ByMA. Con desplome del 16% para Rosenbusch y bajas del 2% al 6% para Introductora, Transener, Cresud, Clarín, Domec, Grimoldi, Telecom y San Miguel.

 

Mientras en Buenos Aires se conocía el final de la empresa de motos Zanella, en Nueva York los ADR argentinos brillaron: hubo subas del 1% al 7% para Galicia, Macro, Irsa I, YPF, Irsa P, TGS, Pampa E, Ternium, Tenaris, Globant, Edenor y Bunge; y bajas entre 1% y 2% para Telecom y Cresud.

 

Finalmente, en commodities hubo tendencia mixta. Se anotó una mínima baja del 0,3% para el petróleo que se ubicó en US$ 59 por barril. Los metales preciosos estuvieron mixtos: suba del 0,2% para la onza de plata y baja del 0,5% para el oro. Los metales básicos actuaron para arriba: el níquel subió 1,2%, el aluminio ganó 0,7% y el cobre mejoró 0,3%. Hubo subas en Chicago, con alza del 2,6% para el maíz, avance del 1,6% para el trigo y mejora del 0,5% para la soja. En Rosario se vio una suba del 1,5% para el maíz y avance del 0,6% para el trigo. Y se registró un alza del 0,3% para el Bitcoin con tendencia similar para el resto de las criptomonedas.