Un año de tasas estables

En 2020, los bancos centrales de los países desarrollados no modificarán sus políticas monetarias

27 de diciembre, 2019

fed tasas 2019 bancos centrales

Los principales bancos centrales del mundo bajaron las tasas de interés o adoptaron distintas medidas de estímulo monetario durante todo el año. Aunque no se trató un movimiento coordinado fruto de un acuerdo, pareció serlo.

 

Fue la respuesta a los signos de desaceleración en los niveles de actividad de las mayores economías. Y puede considerarse parcialmente exitosa según los responsables de ponerla en marcha. La Reserva Federal, luego de haber subido la tasa en cuatro oportunidades en 2018, hizo tres recortes en 2019 y Jerome Powell, su presidente, no se cansa de repetir que la economía norteamericana se encuentra en buen estado. Su colega del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, sostuvo también una visión positiva señalando que la economía europea se estaba estabilizando, después de una baja de la tasa y la reimplantación del programa de compra de activos.

 

Luego de un año muy intenso, los analistas estiman que la mayoría de los bancos centrales de los países desarrollados estarán en modo pausa durante 2020 mientras en los emergentes puede haber todavía espacio para algunos estímulos.

 

Un año de tasas estables

 

El mercado espera que la tasa de interés en Estados Unidos comience y cierre 2020 en el mismo rango de 1,50/1,75%. Además de los factores económicos, estarán los políticos porque en los años de elecciones presidenciales, la Fed trata de pasar lo más desapercibida posible y que su política no sea motivo de debate en la campaña. Pero estando Donald Trump en carrera, todo pude ocurrir y no pueden descar cuestionamientos a la política a la que responsabiliza por el crecimiento económico inferior al posible y por la suba del dólar que le quita competitividad a las exportaciones estadounidenses.

 

En la zona euro la tasa se mantendría en (-0,5%) y el mercado estima que la compra de activos seguirá por los próximos dos años. Tampoco se prevé que los bancos centrales de Japón (-0,1%), Canadá (1,75%) e Inglaterra (0,75%) modifiquen la tasa durante 2020.

 

Otra entidad que no alteraría su estrategia monetaria es el Banco Central de Brasil que, luego de varios recortes, dejaría la tasa Selic en 4,5% lo cual ayudará a que el PIB crezca en 2020 al doble que en los últimos años.

 

En los países emergentes, la situación es distinta porque varios bancos centrales podrían continuar bajando las tasas durante el año que viene. Según los pronósticos de Bloomberg, en India pasaría de 5,15% a 4,7%, en Rusia de 6,25% a 6% y en México de 7,25% a 6,5%.

 

En el caso de China, pueden ponerse en marcha algunas medidas de estímulo monetario para evitar que la economía se expanda a un ritmo menor al 6% que es el piso fijado por las autoridades. Entre los países analizados por Bloomberg, el único que no tiene un pronóstico para la tasa de interés en 2020 es Argentina en virtud de la falta de definiciones por el reciente cambio de gobierno.

 

La acción de los bancos centrales logró que la desaceleración de la actividad económica en 2019 fuera menos brusca de lo que se pensaba. Si a eso se le suma una diminución de las tensiones comerciales, el escenario global debería mostrar una leve mejora.