Trump es acusado y llevado a juicio político en votación histórica

19 de diciembre, 2019

Trump es acusado y llevado a juicio político en votación histórica

151 años después del presidente Andrew Johnson, y 21 años después del presidente Bill Clinton, Donald Trump se convirtió en el tercer presidente de Estados Unidos en ser destituido por la Cámara de Representantes.

 

Ni un solo republicano se unió a los demócratas, y solo un par de demócratas se separaron. Fue un voto tan absoluto como el de un partido.

 

Con el foco puesto en la campaña por la reelección, en un acto multitudinario en Michigan, alguien le dice a Trump el resultado a mitad del discurso y comenzó a leer el total de votos de impugnación.

 

La multitud comenzó a vitorear, mientras él describió su propia acusación como un resultado sorprendente porque todos los republicanos se mantuvieron unidos.

 

De esta forma, la Cámara de Representantes aprobó los dos cargos en su contra de abuso de poder y obstrucción al Congreso en una histórica decisión que marcará para siempre el mandato del líder republicano.

 

Tras un largo debate en torno a un espinoso asunto que divide tanto al Congreso como a la nación a las puertas de un año electoral, los congresistas aprobaron por 230 votos contra 197 y una abstención (además, tres legisladores no votaron) enjuiciar a Trump por abuso de poder por haber pedido a Ucrania investigar a su rival político demócrata Joe Biden, a través de su hijo, mientras retenía ayuda militar para ese país.

 

Acto seguido, y como se esperaba, la cámara, controlada por la oposición demócrata, aprobó por 229 votos contra 198 y una abstención (tres congresistas no votaron) el cargo de obstrucción al Congreso por la negativa de Trump a cooperar con la investigación parlamentaria y por ordenar a funcionarios no comparecer a dar testimonio ante las comisiones investigadoras.

 

Aprobada la imputación, el presidente será juzgado ahora desde principios del mes próximo en el Senado, donde los republicanos, que son mayoría, anticiparon que vedarán el testimonio de más testigos y lo exculparán de las acusaciones, que consideran políticamente motivadas.

 

Sin esperar el final de la sesión, Trump acusó a los demócratas de “asalto” a la mitad de la discusión en la cámara baja del Congreso.

 

La votación llegó luego de seis horas de un debate abierto por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, con una exhortación a los legisladores a “ejercitar uno de los poderes más solemnes” que les concede la Constitución.

 

“Es un hecho que el presidente es una amenaza permanente a nuestra seguridad nacional y a la integridad de nuestras elecciones, bases de nuestra democracia”, dijo Pelosi, poco después de inaugurar el debate “solemne y tristemente” invocando el Juramento de Lealtad a la bandera y el Preámbulo de la Constitución.

 

Trump es acusado y llevado a juicio político en votación histórica

 

Los republicanos salieron en veloz defensa del presidente.

 

“Esto no es una ocasión solemne. Ustedes han estado intentando hacer esto desde que este caballero fue electo”, en 2016, dijo sobre Trump el representante republicano Doug Collins, el primero en hablar después de Pelosi.

 

En el momento de la llamada en que el mandatario pidió a su par ucraniano las investigaciones contra Biden, el 25 de julio pasado, el ex vicepresidente demócrata lideraba los sondeos de intención de voto entre los otros dirigentes de su partido que aspiran a enfrentar a Trump en las elecciones de noviembre de 2020.

 

El mandatario tuiteó toda su indignación con el proceso usando más mayúsculas y signos de exclamación que de costumbre.

 

 

“¡¡¡¡QUÉ MENTIRAS ATROCES DE LA IZQUIERDA RADICAL, DE LOS DEMÓCRATAS INÚTILES. ESTO ES UN ASALTO A ESTADOS UNIDOS, UN ASALTO AL PARTIDO REPUBLICANO!!!!”, escribió textualmente, en mayúsculas.

 

De Alaska a Florida, sin embargo, decenas de miles de estadounidenses marcharon anoche en apoyo al juicio contra Trump. Hubo una manifestación bajo la lluvia en la neoyorquina Times Square y vigilias en pequeñas localidades del interior del país con participantes que llevaban carteles que decían “¡¡Salven la Constitución-Acusen!!” y “Criminal en Jefe”.