Tras ocho horas de escrutinio, el macrismo también se despidió de Boca: récord de socios, Riquelme y las mesas de damas

9 de diciembre, 2019

Tras ocho horas de escrutinio, el macrismo también se despidió de Boca: récord de socios, Riquelme y las mesas de damas

Las elecciones en Boca Juniors consagraron, finalmente y luego de más de ocho horas de recuento de votos, a Jorge Amor Ameal como nuevo presidente de la institución. El candidato, con el respaldo clave en su lista del ídolo xeneize Juan Román Riquelme, le arrebató el poder al macrismo, que postulaba a Christian Gribaudo para suceder en el cargo a Daniel Angelici.

 

Las elecciones en el club de la Ribera tuvieron una participación récord, cercana a los 40.000 socios que había pedido Riquelme, quien se acercó a emitir su voto pasadas las 14 y fue recibido fervorosamente, entre fotos y cánticos tribuneros, a los que se sumó con marcada euforia.

 

La fórmula del frente “Identidad Xeneize”, compuesta por Ameal-Pergolini se impuso en la madrugada con el 52,92%, escrutadas la totalidad las mesas.

 

El trinomio que incluye a Riquelme, dirigirá los destinos del club de La Ribera por los próximos cuatro años tras obtener 20.045 votos sobre los 38.363 emitidos durante la jornada histórica del domingo.

 

En el segundo puesto quedó el candidato oficialista Christian Gribaudo, de la lista “La mitad más vos”, con el 30,64% (11.607 sufragios) y tercero fue José Beraldi (“Volver a ganar”) con el 16,43% (6.225 votos).

 

El escrutinio comenzó a las 18, cerradas las mesas, y terminó a la madrugada, aunque ya a la medianoche la tenencia marcaba un triunfo irreversible en favor de Ameal, que será presidente por segunda vez en la historia del club tras su gestión 2008-2011.

 

El club reconoció oficialmente el triunfo del frente “Identidad Xeneize” con un tuit publicado cerca de las 3 de la madrugada: “Escrutadas 90 mesas, la tendencia da como ganador a la lista de Jorge Ameal, quien será el presidente del 2019 al 2023. El escrutinio sigue en la madrugada hasta su finalización. El club felicita a la fórmula ganadora y saluda a los 38.363 socios que participaron”.

 

 

Lo propio hizo el candidato oficialista Gribaudo con un tuit esta mañana. “La mayoría de los socios eligió la lista que encabeza Jorge Amor Ameal para estar al frente del club. Mis felicitaciones al nuevo presidente. Como socio y como hincha seguiré apoyando y alentando esta camiseta y estos colores”.

 

 

Horas antes, el candidato de Angelici se acercó al búnker de Ameal para hablar con el candidato electo, en una situación de tensión que se viralizó en las redes con un video.

 

 

El resultado en estas elecciones representa la primera victoria de un frente opositor en Boca después de 24 años, desde la asunción de Mauricio Macri en el club xeneize, desde el cual cimentó su posterior carrera política nacional.

 

Riquelme, uno de los máximos ídolo de la historia boquense y el máximo responsable de la victoria en las urnas por su imán en la convocatoria sobre todo de los socios activos y las mujeres, ejercerá la vicepresidencia segunda y tendrá a su cargo todo el manejo de fútbol del club.

 

 

La mesa de Damas, clave

 

El recuento de votos fue lento y mostró variaciones según de qué sector de la tribuna y perfil de votante se trataba. En un primer momento, la primera tendencia era de unos cuatro puntos de ventaja para Riquelme y compañia. Y eso era un fuerte indicador de lo que venía porque tras las primeras 31 mesas, todas de socios del interior y el exterior, la lista opositora sumó un total de 2456 votos, contra 2236 de Gribaudo-Crespi, al tiempo que Beraldi y Ferrari cosecharon 1317 sufragios.

 

El revés con las peñas del interior eran una señal para el oficialismo de lo que se venía.

 

El punto de quiebre fueron los números que bajaban de las mesas de damas, donde las ventajas de la dupla Ameal-Mario Pergolini fueron notorias. De las 15 mesas de mujeres, la oposición se impuso en 14 para cosechar un 57,2% de las adhesiones, contra un 30 del candidato avalado por el presidente Angelici.

 

Luego, parecía que todo estaba definido, pero la tendencia cambió en el siguiente grupo, los vitalicios, que jugaron para el oficialismo por completo con diez mesas que favorecieron a Gribaudo, achicando la brecha a menos del 8%.

 

Para el final, quedaron los socios activos, los que más hablan durante cada partido y el termómetro del club. Allí la tendencia se hizo irreversible.