Tras el riesgo más bajo desde las urnas, Guzmán tranquilizó

Después de una rueda en la que las acciones y los bonos argentinos estuvieron sostenidos, con el dólar tranquilo, el riesgo país anotó el menor nivel desde la elección presidencial. Al cierre del mercado el ministro Guzmán dio una conferencia sólida y tranquila, pero sin dar detalles.

12 de diciembre, 2019

Guzmán, economía

 Por Luis Varela 

 

Ayer, después de un día positivo para el mercado argentino, con suba para las acciones y los bonos, con dólar tranquilo, y con el riesgo país más bajo desde la elección presidencial, el ministro de Economía Martín Guzmán debutó en sociedad con una conferencia de prensa, en la que se expresó sin apurarse, y sin dar detalles, aclarando que “vinimos a resolver el problema del virtual default que dejó la presidencia de Mauricio Macri”.

 

Guzmán confirmó que ya se iniciaron negociaciones con el FMI y con los acreedores privados y aseguró que buscarán acuerdos constructivos que no perjudiquen a las partes. Reiteró que se negociará con todos y planteó que los números estarán en las leyes de emergencia que se enviarán al congreso.

 

Durante el día se supo que el presidente Alberto Fernández enviará a sesiones extraordinarias del Congreso una batería de leyes convocando a la emergencia económica, alimentaria y sanitaria, en la que la solidaridad será clave, por lo que se plantea que se buscará recaudar más con aumento de algunos impuestos.

 

Guzmán se ocupó de indicar que la actual condición económica del país determina que “en 2020 no se puede hacer un ajuste fiscal, y para no tener que hacer un ajuste fiscal brutal, es necesario resolver el problema de la deuda”. Ratificó que buscarán salir del déficit fiscal y dijo que están abiertos a recibir fondos del Fondo Monetario pero para inversiones productivas, no para pagar la deuda.

 

Aunque un tanto frustrantes porque habrá que esperar hasta las extraordinarias del Congreso que se inician el martes próximo, las esperadas palabras del ministro llegaron después de una rueda en el que el riesgo país de la Argentina bajó a su menor nivel desde la elección del 27 de octubre pasado: efectivamente, gracias a otra mejora en los bonos, el riesgo cedió ayer en 36 unidades hasta 2.153 puntos básicos.

 

La distensión en el riesgo llegó además con un mercado cambiario muy tranquilo. El dólar oficial subió 8 centavos hasta $ 63,08, el blue bajó 1 peso hasta $ 68,50 y hubo un descenso de 3 centavos para el dólar mayorista hasta $ 59,82, con una suba de US$ 122 millones para las reservas del Banco Central que llegaron a US$ 43.910 millones.

 

El único punto algo oscuro fue el precio del contado con liquidación, que ayer subió $ 1,77 pesos, hasta $ 75,96. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó a 8,6%, pero la brecha entre el ccl y el mayorista se elevó hasta el 27%.

 

Además, ayer fue un día en el que en el exterior el dólar bajó contra todas las monedas: cedió 0,1% contra la libra, 0,2% contra el yen, 0,4% contra el euro, 0,6% contra el real, 0,7% contra el mexicano y 1,3% contra el chileno. Y en consecuencia, medidos en pesos, el euro subió 24 centavos hasta 66,53 pesos, el real subió 10 centavos hasta $ 14,51 y la libra subió 5 centavos hasta $ 78,87.

 

A lo largo del día el jefe de gabinete, Santiago Cafiero primero, y Martín Guzman de manera un poco más velada después, negaron que se vaya a un posible desdoblamiento cambiario y afirmaron que se apuntará a “atacar” el supercepo. Y, en medio de anuncios con baja tasa de interés para iniciativas productivas menores, pese al cambio de conducción, el BCRA siguió pagando 63% anual en Leliq. Y se produjo una leve suba para la tasa de los plazos fijos: pagaron 42% por plata chica y 44% por plata grande.

 

El marco internacional de bonos es muy inestable. Ayer, por ejemplo, siguieron bajando los bonos de la India, y hubo un repunte para los bonos de Brasil y Estados Unidos, pero los argentinos lograron otra jornada con doble volumen, y con precios en general sostenidos.

 

El 80% de lo operado en bonos fue en tres de ellos: AY24 49%, AA22X 17% y AY24X 16%. En los extremos se registraron subas del 3% al 11% para los bonos A2E7C, BP28, A2M2X, PUM21, AA22X, CUAP, AM20, AO20, PMJ21, AA22Z y AA37. Y bajas del 2% al 6,8% para los bonos TO21X, TJ20X, DICP, DICAX, AY24Y, PBY22, TVPA, TJ20, DIA0D y AY24Z.

 

A contramano de lo que vienen advirtiendo muchos analistas, las bolsas globales volvieron a apuntar para arriba. Hubo subas del 0,1% al 0,5% en los índices de la bolsa de Nueva York, al tiempo que se anotó una suba del 0,2% en la Bolsa de San Pablo y una mejora del 1,2% en la de México. En el mercado bursátil local, con $ 509 millones operados, la bolsa de Buenos Aires subió 1%, con el 80% de lo operado en acciones concentrado en diez papeles: G.F. Galicia se quedó con el 22% de los negocios e YPF con el 20%.

 

En los extremos se vio un salto del 15% para Bodegas Esmeralda y alzas del 3% al 8,4% para Grimoldi, Grupo Financiero Valores, Aluar, Dycasa, Holcim y Telecom. Con bajas del 2% al 5,3% para Gas Cuyana, TGN, Gas Natural, Edenor, Transener, Ferrum, Carlos Casado y Phoenix.

 

Y entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York hubo subas del 1% al 2% para Cresud, Tenaris, Telecom y Globant; con baja entre 1% y 1,6% para Ternium e Irsa P.

 

Finalmente, en commodities se vio una suba casi generalizada. Se anotó una suba del 0,3% para el petróleo que llegó hasta US$ 59,20 por barril. Los metales preciosos estuvieron firmes: la onza de plata subió 1,3% y el oro 0,8%. Los metales básicos también actuaron sostenidos: el níquel subió 3,2%, el cobre avanzó 0,9% y el aluminio mejoró 0,4%. En Chicago hubo una baja del 0,8% para la soja, merma del 1,3% para el trigo y descenso del 1,5% para el maíz. En Rosario se vio una suba del 2,1% para la soja, alza del 1,8% para el trigo y baja del 2,1% para el girasol. Y el Bitcoin perdió otro 1,2%, con bajas similares en el resto de las criptomonedas.