Tarjeta alimentaria, en la ciudad con más pobreza

20 de diciembre, 2019

arroyo concordia tarjeta alimentaria

Una de las cartas fuertes que jugó el presidente Alberto Fernández en los primeros días de su mandato, la de la lucha contra el hambre, tuvo su primer movimiento práctico ayer, en Concordia, la ciudad más pobre de Argentina. El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, encabezó allí la primera entrega de las tarjetas alimentarias que forman parte del Plan Argentina Contra el Hambre.

 

El lanzamiento del programa se desarrolló en el Centro de Convenciones de Concordia, ciudad que tiene el 52,9% de pobreza, según los datos del Indec para el primer semestre de 2019. Se trata del índice más elevado del país, que tiene una media de 35,4%.

 

Arroyo explicó que el comienzo del programa en Concordia tiene que ver con esos números de la ciudad. “Vamos a trabajar de abajo hacia arriba. Por eso, tomamos los indicadores de pobreza y, entre enero y febrero, vamos a ir avanzando con las localidades con mayores niveles de pobreza”, señaló.

 

El ministro afirmó que el lanzamiento del sistema para comprar alimentos requirió un “trabajo muy articulado entre la Nación, la provincia y el municipio para ponerlo en marcha en tiempo récord”, y que será “la primera vez en Argentina que haya una política social con seguimiento en tiempo real”. Agregó que plantearán “13 rubros de alimentos sugeridos, especialmente los lácteos”. Arroyo estuvo acompañado por el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y por el intendente de Concordia, Enrique Cresto. El mandatario provincial fue intendente de esta ciudad.

 

El funcionario nacional remarcó, además, que “el 14 % de los chicos argentinos sufre hambre y es una prioridad resolver la problemática alimentaria, para terminar de generar niños petisos y obesos”.

 

En Concordia, según informó el Ministerio de Desarrollo Social, “se entregaron más de 7.000 tarjetas que representan un universo de alrededor de 10.000 niños”. El reparto en la ciudad continuará hasta mañana.

 

El intendente Cresto destacó el movimiento que dará esta medida al consumo en la ciudad. Afirmó que el reparto de tarjetas significará “una inyección de casi $40 millones en la ciudad y en la región en general”.

 

La tarjeta es del Banco Nación y se entrega a padres con hijos menores de seis años, mujeres embarazadas (con tres meses de embarazo) y personas con discapacidad. Para los que tienen un único hijo, el monto mensual que el plástico habilita a gastar en alimentos es de $4.000; para familias con dos hijos o más, la suma asciende a $6.000. La tarjeta solamente permite la compra de alimentos, funciona como débito y no permite el retiro de dinero en efectivo.

 

A los beneficiarios se les brinda una charla para interiorizarlos sobre la implementación de una alimentación equilibrada, que incluya carnes, lácteos, frutas, verduras y legumbres. No es necesario realizar trámites para recibir la tarjeta, que se otorga de manera automática a todos los alcanzados por la Asignación Universal por Hijo (AUH). Los terceros viernes de cada mes se recargan los montos para la compra de alimentos.