Según la UCA, la pobreza llegó a 40,8% en el 3° trimestre (+7 puntos contra 2018)

Afecta al 32,1% de los hogares del país mientras que la indigencia asciende a 8,9%: +7 puntos interanual

6 de diciembre, 2019

pobreza

La crisis económica que se desató en abril de 2018 revirtió la tendencia a la baja que se venía observando durante el año anterior en materia de pobreza. Desde entonces, el aumento de la cantidad de personas que se encuentran por debajo de la línea de la pobreza ha sido creciente.

 

Según el último dato oficial, por parte del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), correspondiente al primer semestre de este año, durante ese período la pobreza alcanzó al 25,4% de los hogares del país, lo que implica al 35,4% de la población.

 

Según la UCA, la pobreza llegó a 40,8% en el 3° trimestre (+7 puntos contra 2018)

 

En tanto, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) dio a conocer su estudio propio sobre pobreza correspondiente al tercer trimestre del año, el cual marca una fuerte aceleración respecto al nivel registrado durante la primera mitad del año.

 

De acuerdo con el estudio, entre julio y septiembre, la pobreza alcanzó al 32,1% de los hogares del país, lo que implica al 40,8% de la población a nivel nacional. De esta manera, según el análisis, 16 millones de personas se encuentran por debajo de la línea de la pobreza. Dentro de esta cifra, 3,6 millones se encuentran en la indigencia, que proporcionalmente representa 8,9% del país.

 

En tanto, la población infantil y adolescente de entre 0 y 17 años se ve aún más afectada: el estudio indica que el 59,5% de este segmento se encuentra comprendido en la pobreza. A la vez, la pobreza muestra una incidencia importante sobre los jóvenes de entre 18 y 29 años, y en menor medida a la población mayor a los 60 años.

 

Según la UCA, la pobreza llegó a 40,8% en el 3° trimestre (+7 puntos contra 2018)

 

“La pobreza afecta con más intensidad a los segmentos sociales de trabajadores marginales y el de obreros y empleados, así como a los hogares del conurbano bonaerense”, detalló el informe. Además, el estudio estima que la “pobreza estructural persistente” se ubica entre 20% y 25% de la población, que abarca a aproximadamente tres millones de hogares y a diez millones de personas.

 

“La incapacidad de alcanzar una Canasta Básica Total en el conurbano bonaerense es mayor en comparación con el resto de las regiones urbanas. En el otro extremo, es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la que evidencia menor riesgo de pobreza”, detalla el estudio.

 

“Si Argentina crece a 3% anual sistemático, recién en 2040 llegaríamos a bajar los niveles de pobreza a entre 15% y 20%”, señaló durante la presentación de los datos Agustín Salvia, director del Observatorio, que a la vez reveló que se presentó al “Presidente electo y a su equipo la propuesta de un Plan Social Redistributivo”, que consistiría en un fideicomiso para “dar empleo a cuatro millones de personas, si se alcanza un volumen de recursos de 2,9% del PBI en cinco años”.

 

Salvia aclaró que “no habrá crecimiento ni desarrollo sin salud fiscal”. “No podemos operar con emisión monetaria ni políticas erróneas para reducir la pobreza”, afirmó Salvia, aunque aclaró que “la mera estabilización ya mejora la situación de este momento”.

 

El informe especifica que “durante el período 2010-2019, los indicadores sociales muestran la persistencia de altos niveles de pobreza y desigualdades estructurales, de carácter tanto económico-ocupacional como socioregional”. En la evolución de las tasas de indigencia y pobreza por ingresos, el informe reseña que en 2010 la pobreza medida por esta casa de estudios se ubicó en 31,8%.