Sandleris presentó su renuncia a partir del 10 de diciembre

4 de diciembre, 2019

sandleris

El presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Guido Sandleris, presentó hoy la renuncia a su cargo junto con el resto de su equipo a partir del 10 de diciembre, ante el cambio de Gobierno, y admitió que el país se encuentra entre los “que menos crecieron” y “más inflación ha tenido”.

 

El banquero, que asumió la presidencia de la entidad monetaria en septiembre del año pasado en reemplazo de Luis Caputo, explicó: “En la mayoría de los países del mundo el mandato de las autoridades de los bancos centrales no coincide con la duración de los mandatos presidenciales. Esto permite que haya una continuidad de la política monetaria independientemente de los resultados electorales. Este diseño institucional es uno de los elementos importantes que ha contribuido a que la mayoría de los países del mundo pueda vivir desde hace tiempo con baja inflación. En nuestro país eso no sucede, y subyace la falta de un consenso básico acerca de la importancia de construir una moneda sana y cómo realizarlo”.

 

En ese sentido, dijo que “una de las mayores frustraciones de su experiencia liderando el BCRA es no haber logrado avanzar significativamente en construir ese consenso”.

 

“Deseo que las futuras autoridades logren hacerlo y rompan así con la tradición. En este contexto, considero que nuestra renuncia allana el camino para que el presidente electo (Alberto Fernández) cuente con absoluta libertad para designar a quienes crea adecuados para implementar su plan económico. Contarán con nuestra total colaboración en la transición”, expresó.

 

Paralelo a la conferencia, el dólar Mep y el contado con liqui se dispararon más de 2% hasta la zona de los $73,69 el primero y $76,17 el segundo. 

 

En el repaso de su gestión, sostuvo que el tipo de cambio real se encuentra en niveles competitivos y es consistente con el superávit comercial. “La tasa real positiva permitió que la brecha entre el dólar oficial y el paralelo se mantenga en términos relativamente bajos”, explicó.

 

“Sé que no han sido tiempos fáciles para los argentinos. Nuestra economía sigue en recesión, la inflación se ha elevado y hemos vivido meses de fuerte volatilidad financiera”, reconoció. Sin embargo, remarcó que “aún en un contexto complejo como el actual, hay algunos elementos que permiten creer que esta situación puede comenzar a revertirse”.

 

En esa línea, destacó que se han corregido “algunos importantes desbalances que nuestra economía arrastraba desde hace años”. “Estamos muy cerca de lograr el equilibrio fiscal y externo. Este año el déficit fiscal primario será de aproximadamente 0,5% del PIB y el déficit externo de menos de 1% del PIB. Quizás haber reestablecido estos equilibrios sea el mayor logro de este Gobierno en el área económica”, apuntó y opinó que consolidar los equilibrios gemelos “resulta clave para evitar que períodos como este se repitan y, para que, de una vez por todas, logremos crecer en forma sostenida”.

 

Asimismo, aseguró que el nivel de reservas brutas que quedarán en las arcas del BCRA “superarán los US$ 42.000 millones, que es más que lo que había en el 2015” cuando Mauricio Macri asumió la presidencia tras la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

 

Por último, dejó un consejo para el próximo banquero central: “Con el FMI hay que tener paciencia, es muy burocrático”. “El Gobierno entrante enfrentará desafíos importantes: consolidar el sendero hacia el equilibrio fiscal intertemporal, reperfilar la deuda pública y renegociar con el Fondo Monetario. Está claro que esto no es tarea sencilla”, expresó.

 

El nombre que suena con mayor fuerza para suceder a Sandleris al frente de la autoridad monetaria es el de Miguel Pesce, quien cuenta con experiencia en el sector público (ocupó interinamente la presidencia del BCRA durante el verano de 2010, tras la destitución de Martín Redrado).

 

Según dicen en el mercado, sería quien tendrá la tarea más difícil, incluso más que quien deba renegociar la deuda.