Reciclar y ahorrar con neumáticos renovados

En Argentina, la empresa Unigoma es líder desde hace 87 años en el desarrollo sostenible aplicado a los neumáticos usados

17 de diciembre, 2019

unigoma neumáticos

Un neumático sobrevivirá en la tierra a varias generaciones, ya que demoran en degradarse más de 1.000 años. Por este motivo, personas y empresas se han dedicado a encontrar formas novedosas de reducir el impacto ambiental que producen, reutilizándolos y reconstruyéndolos. En Argentina, la empresa Unigoma es líder desde hace 87 años en el desarrollo sostenible aplicado a los neumáticos usados.

 

Fundada en 1932 por los hermanos Rappazzo, la compañía realiza la reconstrucción y reutilización de neumáticos, además de brindar un servicio integral de diagnóstico, mantenimiento y soporte técnico, fundamentalmente orientado al transporte pesado, transporte de carga en general, micros de larga distancia y servicio urbano de pasajeros.

 

Esteban Rappazzo, descendiente del fundador y actual titular de la compañía, explica el proceso, que comienza con la recolección en los transportes de los neumáticos gastados: “Luego llegan a la planta, donde se clasifica aquellos que son aptos y se los regresa renovados, con un costo muy inferior, 70% menos de lo que cuesta uno nuevo”.

 

“Desde el punto de vista ambiental se hace un trabajo importante. Un neumático de camión o colectivo pesa aproximadamente 50 kilos, y llevan 6 o 18, respectivamente. Duran aproximadamente entre 150.000 y 180.000 kilómetros, que se traducen en diez o doce meses de duración. Con lo cual estaríamos tirando toneladas de kilos si no se renovara la vida útil del neumático”, explicó ante El Economista. En el caso de camiones, pueden ser renovados hasta 3 veces alargando la durabilidad del producto.

 

La utilización de un neumático reconstruido permite ahorrar la emisión de 74 kilogramos de dióxido de carbono y sólo precisa 5 litros de petróleo, en lugar de los 35 litros que requiere la fabricación de uno nuevo.

 

Unigoma también renueva ruedas de autoelevadores y aviones, que son las que más se reutilizan, pero con normas de seguridad distintas. “En el mundo está muy bien vista la reconstrucción de neumáticos y se premia a las empresas por hacerlo”, puntualizó Rappazzo.

 

“Las emisiones de dióxido de carbono y el consumo de energía ligado a la extracción de materias primas de la naturaleza tienen un costo mayor que la fabricación de un producto a partir de materiales reciclados, por lo que apostar por modelos que impulsen la transición hacia la economía circular contribuye a minimizar nuestra huella sobre el planeta”, sostienen desde Unigoma.

 

Además de cuidar el medio ambiente, los neumáticos reutilizados tienen garantías de seguridad y calidad. En la actualidad, junto con la empresa Vipal, la firma de mezclado de caucho más importante del mundo con sede en Brasil, Unigoma cuenta con las certificaciones ISO 9001, ISO 1400 y la certificación del INTI como planta de reconstrucción de neumáticos. “es así que tenemos un prestigio importante en el mercado”, señaló Rappazzo.

 

Entre los clientes de Unigoma se encuentran empresas de la talla de YPF, La Serenísima, José Beraldi, Furlong, Gefco, Don Pedro, Calico, Tradelog, Transol, Via Bariloche y Transportes & Logística, entre otras.

 

“La mayoría de las empresas de transporte de pasajeros utiliza reconstrucción de neumáticos. Las que trabajan con nosotros son de primerísima línea y es una satisfacción poder brindarles lo mejor”, concluyó Rappazzo.