Lagarde debutó con un mensaje optimista

12 de diciembre, 2019

lagarde bce

La Reserva Federal ayer, y el Banco Central Europeo hoy, tomaron la misma decisión en materia de tasas de interés y mostraron una visión similar sobre la marcha de la economía global. Ninguna de las entidades tiene previsto, en el corto plazo, modificar la política monetaria porque no creen necesario introducir nuevos estímulos ya que ambas ven una tendencia moderadamente positiva en el nivel de actividad.

 

Hoy, en la primea reunión presidida por Christine Lagarde, el BCE mantuvo la tasa en 0,5% y sostuvo el programa de compra de activos dispuesto en septiembre y que fue resistido por algunos países.

 

En la conferencia de prensa posterior, Lagarde afirmó que se comienzan a ver “algunos signos de estabilización en el crecimiento de la zona euro” y que los riesgos “son ahora menos pronunciados”.

 

Esas afirmaciones, que como era de esperar fueron bien recibidas en los mercados, toman en cuenta un posible entendimiento entre Estados Unidos y China para limitar una guerra comercial que afecta a las exportaciones europeas.

 

Según las proyecciones presentadas hoy por la entidad, el PIB de la zona euro subirá 1,2% este año, 1,1% en 2019 y 1,4% en 2021. De esa manera se iría acercando lentamente al desempeño de la economía de Estados Unidos para la cual la Fed pronostica una expansión de 2,2% en 2019, de 2% el año que viene y de 1,9% en 2021.

 

El BCE estima que la inflación seguirá apenas por encima del 1% en los próximos años por lo cual no podrá cumplir con su meta que es “cerca pero por debajo del 2%”.

 

 

Lagarde buscará dejar su impronta y por eso advirtió que el año que viene iniciará una revisión del mandato del BCE que deberá tener una nueva visión estratégica incorporando temas como la desigualdad y el cambio climático porque a su juicio tienen cada vez más que ver con la marcha de la economía.

 

Luego de un año muy activo, los bancos centrales parecen dispuestos a iniciar una etapa sin poner en marcha nuevos estímulos monetarios. Ayer Brasil bajó la tasa Selic, pero el mercado estima que la dejará en ese nivel en mucho tiempo. La excepción sería China que podría adoptar medidas para evitar que la economía se desacelere y crezca por debajo del 6% que el Gobierno fijó como piso.

 

Dejá un comentario