Intervención de la AFI y cuestionamientos a la “corporación de jueces”

Con duras críticas, Fernández anunció proyectos de reforma del fuero federal y para reestructurar el área de Inteligencia

11 de diciembre, 2019

Intervención de la AFI y cuestionamientos a la “corporación de jueces”

La pata judicial del discurso del presidente Alberto Fernández combinó duras críticas a la Justicia y una propuesta de reforma del fuero federal, además con una propuesta para reformar el área de Inteligencia. En línea con lo que expresó en la campaña electoral, el nuevo mandatario insistió en su rechazo a lo que denominó “detenciones arbitrarias”, remarcó que durante el mandato de Mauricio Macri la actividad tribunalicia se deterioró y aseguró que reestructurará la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

 

“Sin una justicia independiente del poder político, no hay República ni democracia. Sólo existe una corporación de jueces atentos a satisfacer el deseo del poderoso y a castigar sin razón a los que lo enfrenten. Hemos visto el deterioro judicial de los últimos años. Hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por los gobernantes y silenciadas por cierta complacencia mediática”, sostuvo ante la Asamblea Legislativa el Presidente.

 

“En los próximos días vamos a enviar al Parlamento un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del sistema federal de justicia”, anunció el Presidente después de enumerar una serie de críticas al funcionamiento del sistema judicial.

 

Fernández abogó por un “Nunca Más” para el actual régimen judicial, que caracterizó con varios párrafos negativos. Dijo que quiere un “Nunca Más” para “una Justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos, que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno, que es utilizada para saldar discusiones políticas”.

 

“Hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por los gobernantes”, dijo ante la Asamblea.

 

La situación de exfuncionarios kirchneristas detenidos tiñó el pasaje del discurso en el Congreso referido a la Justicia. “Queremos que no haya impunidad, ni para un funcionario corrupto, ni para quien lo corrompe, ni para cualquiera que viola las leyes. Ningún ciudadano por más poderoso que sea está exento de la igualdad ante la ley. Y ningún ciudadano, por más poderoso que sea, puede establecer que otro es culpable si no existe debido proceso y condena judicial firme”, resaltó.

 

“Cuando se presupone la culpabilidad de una persona sin condena judicial se está violentando no sólo la Constitución, sino los principios más elementales del Estado de Derecho”, abundó Fernández, quien planteó prioridades para el accionar judicial. Pidió “enfatizar con eficacia y transparencia la investigación del crimen organizado, el crimen complejo y el narcotráfico y la droga”. Agregó que apostará por “terminar con la mancha ominosa que un sector minoritario le provoca a la credibilidad de las instituciones”.

 

La exSIDE

 

Con Cristina Kirchner a su lado, quien creó la actual AFI en 2015 para reemplazar a la SIDE como uno de los coletazos de la muerte del fiscal Alberto Nisman, el Presidente anunció que impulsará la reestructuración de esa agencia de Inteligencia. “He decidido que sea intervenida la Agencia Federal de Inteligencia, para impulsar así una reestructuración de todo el sistema de Inteligencia e información estratégica del Estado”, adelantó.

 

Anunció el fin de los fondos reservados para el área y su uitlización para combatir el hambre. “Dispondré la derogación del decreto 656 de 2016, que fue una de las primeras y penosas medidas que la anterior administración promovió y que significó consagrar el secreto para el empleo de los fondos reservados por parte de los agentes de inteligencia del Estado”, subrayó, y agregó que “dichos fondos reservados, no sólo dejarán de ser secretos, sino que serán reasignados para financiar el presupuesto del Plan Contra el Hambre en Argentina”.

 

“Lo mismo haremos con el resto de los fondos reservados que el actual Presupuesto nacional hoy prevé para las otras fuerzas armadas y de seguridad, que serán mantenidos como tales en la medida indispensable, sólo cuando necesidades estrictísimas de defensa y seguridad lo exijan”, advirtió Fernández.