Incidentes y heridos en la UTA

Un paro en 50 líneas de la empresa DOTA derivó en enfrentamientos y en toma del gremio

17 de diciembre, 2019

Incidentes y heridos en la UTA

“Me tomaron el gremio”, dijo ayer Roberto Fernández, secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) al definir lo que sucedía en la sede sindical tras un paro sorpresivo de 50 líneas de colectivos administradas por la empresa DOTA que no contaba con aval del sindicato. La huelga, convocada para reclamar mejoras salariales, afectó el servicio en la Capital y el Gran Buenos Aires, y derivó en graves enfrentamientos en el edificio de la UTA, que dejaron un saldo de al menos ocho heridos y destrozos materiales.

 

“Este grupo de DOTA me tomó el gremio, lastimó a todos. A la policía la pasaron por arriba, o no vienen. Estoy arriba del techo. A lo mejor, son las últimas palabras que te digo”, afirmó Fernández a la Radio La Red, en un reportaje que dio con voz agitada. “Si suben arriba del techo, los mato a fierrazos”, advirtió el líder del gremio de los colectiveros, que también tiene peso en el subte.

 

Desde el mediodía, 50 líneas de colectivos administradas por la empresa DOTA paralizaron sus servicios, en una medida para pedir mejoras salariales que la UTA no avaló. “Necesitamos urgente una recomposición salarial, a muchos no nos alcanza ni siquiera para comer. Hay un paro de 50 líneas de colectivo que no circulan por el despido de un compañero que tenía fueros”, explicó el dirigente de la UTA, Miguel Ángel Bustinduy a El Destape Radio. Se trata de un sindicalista que está enfrentado a Fernández, según lo definió el sitio especializado en temas sindicales Infogremiales.

 

Según consignó la agencia Télam, los incidentes se iniciaron en el Puente Pueyrredón y continuaron en la sede gremial, ubicada en la calle Moreno al 2900, e incluyeron enfrentamientos entre el oficialismo y la oposición gremial a golpes de puño y con elementos cortantes. El edificio quedó destrozado y siete de los ocho heridos fueron internados en los hospitales Ramos Mejía y Penna.

 

“Estos son los monopolios que quieren armar”, dijo Fernández en sus declaraciones radiales, al referirse a DOTA. Según un informe de fines de septiembre de la Auditoría General de la Nación, la empresa concentra el control del 67% de las líneas de colectivos que circulan en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

 

DOTA es un grupo controlado por la familia Faijá, con José y Ángel Faijá como principales caras visibles, indicó el diario La Nación. También tiene bajo su mando la empresa de fabricación de unidades Agrale y la carrocera Todo Bus.