Guzmán, en brindis de fin de año: “Me preparé para esto y me siento muy cómodo”

27 de diciembre, 2019

guzmán

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró hoy que en el 2020 “no se puede hacer más ajuste” porque eso afectaría aún más el nivel de actividad económica. El funcionario formuló las declaraciones durante el brindis de fin de año con el que agasajó a los periodistas económicos en el Palacio de Hacienda, entre los que estuvo El Economista. Sin escaparse de su libreto ni brindar detalles sobre las últimas medidas, dijo que uno de sus grandes objetivos es “tranquilizar y estabilizar la economía mientras restauramos la consistencia macroeconómica”.

 

“Yo quería estar aquí y sobre todo en un momento tan delicado. La inspiración para estudiar economía tiene que ver con estar al servicio del país. Me preparé para esto y me siento muy cómodo”, dijo Guzmán, con su lenta cadencia, tras ser consultado por los periodistas sobre los cambios en su vida.

 

Guzmán, fiel a su estilo de comunicar solo de manera escrita o a través de presentaciones públicas, se abstuvo de brindar precisiones sobre la marcha de la economía y las medidas a adoptar y señaló que “en este primer momento, lo que tenemos que hacer es tranquilizar la economía”.

 

Asimismo, sobre la inflación, cuestionó el anterior programa económico y señaló que “fue acordado con el Fondo Monetario (Internacional) y no tuvo una cabal idea de cómo se traslada a precios la política monetaria”. En ese acuerdo, “se pensaba que si la emisión iba a ser cero la tasa de inflación iba a converger con ese valor” algo que no se corroboró en los hechos.  En cambio, Guzmán apuntó a “la inercia inflacionaria” y por eso ponderó los “mecanismos de coordinación que establecemos, como el acuerdo de precios y salarios”.

 

Guzmán destacó que en el 2020 “no se puede hacer más ajuste” porque eso afectaría el ya escaso nivel de actividad económica y destacó la apertura de un canal de comunicación (una casilla de email) para recibir las propuestas sobre cómo reestructurar la deuda. Sin embargo, mencionó que Argentina se quedó con financiamiento y que debe tenerse cuidado con el uso de la emisión monetaria.  “No hay con qué generar una expansión sustancial del gasto”, dijo. “En un contexto de baja demanda de pesos, sería desestabilizante”, concluyó.