Gobernadores de la UCR destrabaron la sesión

19 de diciembre, 2019

Gobernadores de la UCR destrabaron la sesión

Se manifestaron casi al unísono y generaron condiciones para que Juntos por el Cambio aportara sus bancas al quórum necesario para la sesión de hoy en la que jurarán los diputados reemplazantes de los legisladores que se sumaron al gabinete de Alberto Fernández y en la que, luego, se tratará el megaproyecto del Gobierno.

 

De esta forma, los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; de Mendoza, Rodolfo Suárez; y de Corrientes, Gustavo Valdés, ordenaron a sus diputados que no bloqueen la sesión y se diferenciaron de la decisión que había tomado la noche anterior el interbloque opositor. El presidente Alberto Fernández agradeció el gesto por las redes sociales. Mientras que la decisión dejó algunas tensiones con sus socios del PRO.

 

“La oposición tiene que dar quórum”, sentenció Morales. “El pueblo votó y hay un Gobierno que ya está gobernando. Tenemos diferencias, pero no se los puede atar de manos”, dijo el mandatario. En declaraciones a radio Con Vos, el jujeño dejó clara su postura negociadora que adoptaron él y sus pares ante el presidente Alberto Fernández, al afirmar que “hay que ir al debate y el Gobierno tiene que tener predisposición para discutir”. “Hay que estar en el cuero de este gobierno, que tiene que pagar sueldos y jubilaciones. Todos queremos que la situación mejore. Debemos hacer un esfuerzo”, señaló Morales.

 

En la misma línea, Suárez hizo un llamado al principal interbloque opositor para que “posibilite el quórum, a fin de que juren los nuevos diputados y de esta manera permitir el debate democrático”. Algo parecido a lo que escribió Valdez, que insistió con la actitud de Juntos por el Cambio y pidió al Gobierno que permita el debate y “la modificación de ciertos artículos de la Ley de Emergencia para que se enriquezca con aportes de todos”.

 

En el PRO y en la Coalición Cívica, por su parte, dominaban la resistencia a la iniciativa del Gobierno, con posturas más duras. Entre ellos, Fernando Iglesias fue uno de los fuertes impulsores para trabar la ley. Lo mismo que Maximiliano Ferraro, ladero de Elisa Carrió.