El Presidente podría otorgar subas para privados

Si avanza la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, el Presidente quedará habilitado para dar aumentos a empleados que no sean del sector público

19 de diciembre, 2019

El Presidente podría otorgar subas para privados

Los empleados del sector privado podrían recibir aumentos ordenados por el presidente Alberto Fernández, si la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva avanza en el Congreso. Es una facultad que está prevista en uno de los artículos de la iniciativa, y que va en línea con un anuncio que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, le adelantó a la CGT días después de la victoria del Frente de Todos.

 

El instrumento legal que tendría Fernández para obligar a dar aumentos en el sector privado consta en el artículo 54 del proyecto de ley que se debatirá hoy en la Cámara de Diputados de la Nación. En ese pasaje de la iniciativa se faculta al Poder Ejecutivo Nacional a “disponer en forma obligatoria que los empleadores del sector privado abonen a sus trabajadores incrementos salariales mínimos”, según se explica en el inciso A del artículo.

 

Al otorgar esos aumentos que podría ordenar el Presidente, los empleadores accederían a algunos beneficios de carácter temporal. El inciso B del artículo establece la posibilidad de “eximir temporalmente de la obligación del pago de aportes y contribuciones al Sistema Integrado Previsional Argentino creado por Ley N° 26.425, sobre los incrementos salariales que resulten de la facultad reconocida en el inciso anterior o de la negociación colectiva”.

 

También, según lo previsto en el último inciso del artículo 54, el Poder Ejecutivo Nacional estará facultado para “efectuar reducciones de aportes patronales y/o de contribuciones personales al Sistema Integrado Previsional Argentino creado por Ley N° 26.425 limitadas a jurisdicciones y actividades específicas o en situaciones críticas”.

 

Los aumentos que habilita el artículo 54 del proyecto de ley son un aspecto enfocado en la reactivación del consumo por parte de los trabajadores del sector privado, en un texto que centra sus mayores esfuerzos en plantear un nuevo escenario para la recaudación impositiva y los sectores “vulnerados” de la sociedad, según reza el documento. Si no fallan los cálculos del oficialismo, el nuevo ordenamiento sería ley el viernes cuando el Senado, donde dispone de cómodos números para avanzar, apruebe la iniciativa que hoy discutirán los diputados.

 

Antes de asumir, el Gobierno había anunciado esta posibilidad de generalizar aumentos. Lo hizo a través del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quien a fines de noviembre le comunicó a la cúpula de la CGT que tenían en carpeta la posibilidad de arrancar la gestión con un aumento generalizado de salarios.

 

Moroni les adelantó el plan a los líderes cegetistas en un encuentro que se desarrolló en la sede del gremio de Sanidad, que conduce Héctor Daer, uno de los líderes de la central obrera. De esa reunión participaron el otro secretario general de la CGT, Carlos Acuña; el metalúrgico Antonio Caló; José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias; Sergio Romero, de la Unión de Docentes Argentinos (UDA); Víctor Santamaría, del Suterh; Sergio Sasia, de la Unión Ferroviaria, y el líder de la UTA, Roberto Fernández.