Estiman que la actividad mejorará (sólo) en el corto plazo

18 de diciembre, 2019

actividad capacidad instalada i trabajo pyme industria presión impuestosndustria

Ayer, el ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso los ejes que conforman el proyecto de “Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva”, en el marco de la “Emergencia Pública”, el cual fue enviado al Congreso. El mismo contempla la suba de retenciones al agro; el aumento al impuesto a los Bienes Personales; la suspensión por seis meses de la actualización jubilatoria en base a la inflación; el congelamiento de tarifas por 180 días; un impuesto de 30% por la compra de dólares para ahorro y por las compras con tarjeta de crédito en el exterior, entre otras.

 

En tanto, analistas económicos prevé que en el corto plazo podría observarse en los próximos meses una mejora en el nivel de actividad económica, la cual registró durante el tercer trimestre del año una variación negativa de 1,7% respecto al mismo período del año pasado, según difundió ayer el Indec.

 

“Nuestro escenario base es que las medidas económicas traerán alivio a la actividad. Vemos que habrá una estabilización o rebote de la actividad económica, en base a una inflación que estará más controlada con el tipo de cambio anclado, con las tarifas congeladas y por las medidas de aumento en los ingresos y la reducción en la tasas de interés”, indicó ante El Economista Fernando Marull, titular de la consultora Fernando Marull y Asociados.

 

Sin embargo, Marull opina que el alivio será sólo en el corto plazo. “Hacia adelante no vemos un plan que en el mediano plazo permita recuperar los niveles de inversión e impulsar las exportaciones. Básicamente, porque todavía falta arreglar el tema de la deuda para que vuelva el crédito de largo plazo; y por el lado de las exportaciones, la suba de retenciones va frenar las ventas externas”, precisó el especialista.

 

Según sus proyecciones, el próximo año la economía caerá: habrá un rebote a partir del segundo trimestre, pero será leve, y en promedio el año terminará con una contracción de 2%. Por su parte, el economista Matías Carugati coincide en que en el corto plazo “esperable” ver una recuperación en el nivel de la actividad, ya que el plan fiscal implica mejorar los ingresos de sectores de menores recursos y de mayor propensión a gastar.

 

Lo anterior, dice, se combina con el congelamiento de las tarifas, la rebaja en los medicamentos y se espera que haya novedades en lo que refiere al resto de los precios. “Lógicamente, el aumento de impuestos tiene el efecto contrario, pero su impacto no sería inmediato (salvo en el caso de las retenciones), y apunta más a la clase media-alta/alta. En términos netos, debería imperar el efecto expansivo del gasto sobre el contractivo de los impuestos”, explicó el especialista en diálogo con este medio.

 

Carugati remarca también que aún no es previsible que esta reactivación logre sostenerse, lo cual dependerá de cuestiones que aún son difíciles de vislumbrar. La más importante de todas, según considera, es la resolución de la deuda.

 

En cambio, según el director de la consultora LCG, Guido Lorenzo, el aumento de los impuestos podría tener un efecto contractivo. “Hay que esperar y ver si esto va a estar acompañado de un paquete de medidas que puedan impulsar desde el punto de vista fiscal a la actividad. Pero, por lo pronto, no creo que esto alcance para revertir o frenar la caída, como es la idea del ministro”, estimó Lorenzo ante El Economista.

 

Respecto a la inflación para los próximos meses, Carugati señala que las medidas podrían tener algún impacto en ese sentido, con algunos precios reaccionando sobre la cotización del dólar paralelo más alto. Sin embargo, pone en duda que haya un gran impacto en la medida en que la brecha entre la cotización oficial y el paralelo no se dispare mucho más allá del 30%.

 

“El congelamiento de tarifas y el eventual acuerdo económico social pueden ayudar a que la inflación ceda un poco. Pero son herramientas que deberían venir acompañadas por una política económica consistente y que tienda a bajar la inflación. De lo contrario, cualquier avance será efímero”, puntualizó Carugati.

 

Dejá un comentario