En Brasil, el mercado espera un crecimiento de 1,1% en 2019

9 de diciembre, 2019

Banco-Central-Brasil.-Archivo

Los analistas del mercado en Brasil, cuyas proyecciones económicas releva semanalmente el Banco Central volvieron a corregir al alza sus pronósticos tanto en materia de inflación como de nivel de actividad. El crecimiento del PIB esperado para este año pasó de 0,99% a 1,10% mientras que el de 2020 lo hizo de 2,22% a 2,24%. Y la tendencia seguiría siendo ascendente en 2021. En el caso de la producción industrial, según la mediana de las proyecciones, no hubo variaciones y la caída estimada para este año se mantuvo en – 0,70% y la suba en el que viene en 2,20%.

 

En cuanto a la inflación, ahora se estima que el Indice de Precios al Consumidor Amplio subirá 3,84% este año mientras que en el Focus de la semana pasada se apuntaba al 3,52%% pero sigue en 3,60% el incremento esperado para 2020. Esta corrección era previsible luego de que el IPCA registrará en noviembre un alza de 0,51%, superando las proyecciones de los analistas. De todas maneras, la inflación se ubicará, este año y el que viene, por debajo de la tasa central de la meta de inflación del BC que es de 4,25% y 4% respectivamente.

 

En este contexto, la cotización del dólar esperada para el cierre de 2019 pasó de 4,10 a 4,15 reales, un valor más acorde con el registrado en los últimos días. A su vez, el mercado espera que Comité de Política Monetaria del BC, en su reunión de este miércoles, baje medio punto la tasa Selic, de 5% a 4,5%.

 

Por otra parte, se sigue ajustando el superávit comercial esperado para tanto este año como para el próximo. En 2020 llegaría a US$ 38.950 millones, US$ 4.000 millones menos que el estimado hace un mes. También se observa un deterioro en las proyecciones para la cuenta corriente cuyo desequilibrio proyectado para este año pasó de US$ 37.000 millones a US$ a 44.970 millones.

 

En el plano fiscal, los analistas prevén para 2020 un déficit de 1,10% del producto para el resultado primario y de 5,65% para el nominal.

 

De concretarse estas proyecciones, tendrán un impacto favorable para Argentina dado que Brasil es su principal mercado de exportación. Pese a la tensión política entre ambos gobiernos, Alberto Fernández tendrá la ventaja de gobernar con un Brasil creciendo a tasas más altas, algo que no tuvo Mauricio Macri que convivió con un año de recesión (2016) y los tres siguientes de mínimo crecimiento en torno al 1%.

 

***

¿No cambiará nada?

 

“Nuestro comercio con Argentina sigue siendo el mismo, no hay problema y no cambiará en nada”. Así lo aseguró ayer Jair Bolsonaro, tal como consignó Reuters. Sin embargo, el clima que se respira entre los empresarios vernáculos que comercian con el Gigante Sudamericano es distinto y algunos estiman que ese país pondrá barreras que trabarían las exportaciones de Argentina hacia allí. Se verá…