El PIB creció 0,9% en el 3° trimestre de 2019 contra el anterior y cayó 1,7% interanual

17 de diciembre, 2019

El PIB creció 0,9% en el 3° trimestre de 2019 contra el anterior y cayó 1,7% interanual

Según el informe de avance del nivel de actividad que publicó esta tarde el Indec, en el tercer trimestre el Producto Interno Bruto (PIB) mostró una caída de 1,7% interanual, menor al 2% que esperaba el mercado.

 

El PIB desestacionalizado del tercer trimestre con respecto al periodo anterior arrojó una variación positiva de 0,9%, mientras que la tendencia ciclo mostró una variación negativa de 0,4%.

 

La suba trimestral está en línea con lo anticipado por el EMAE (un aumento de 0,6% trimestre contra trimestre) para los mismos meses.

 

Es el primer trimestre del año que se registró crecimiento contra el trimestre anterior. “Este mejor resultado se encuentra traccionado principalmente por las exportaciones, que evidenciaron muy buen desempeño. El consumo continúa con casi nulas variaciones positivas debido al contexto inflacionario y de altas tasas de interés que sobrevino a las PASO en agosto, lo que se refleja en las variaciones interanuales negativas y el escaso repunte de la actividad en el mercado interno”, explicaron desde LCG.

 

El PIB entre julio y septiembre de este año descendió además 0,4% respecto del producido entre abril y junio, informó el organismo. De esta manera, en los primeros nueve meses del año el PIB acumuló una caída del 2,5%

 

El PIB creció 0,9% en el 3° trimestre de 2019 contra el anterior y cayó 1,7% interanual

 

“La evolución macroeconómica del tercer trimestre de 2019 determinó, de acuerdo con las estimaciones preliminares, una variación en la oferta global, medida a precios del año 2004, de -4,4% con respecto al mismo período del año anterior, debido a la baja de 1,7% del PIB y a la variación de -13,4% en las importaciones de bienes y servicios reales”, explicó el informe.

 

El PIB creció 0,9% en el 3° trimestre de 2019 contra el anterior y cayó 1,7% interanual

 

En la demanda global se observó una disminución de 10,2% en la formación bruta de capital fijo, el consumo privado cayó 4,9%, el consumo público 0,9% y las exportaciones de bienes y servicios reales registraron un crecimiento de 14,2 %.

 

En términos desestacionalizados, con respecto al segundo trimestre de 2019, las importaciones crecieron 1,3%, el consumo privado registró una suba de 0,3%, el consumo público cayó 0,1%, la formación bruta de capital fijo mantuvo su nivel mientras que las exportaciones se expandieron 2%.

 

Según las cifras oficiales, la agricultura, ganadería, caza y silvicultura creció 12,2% en el tercer trimestre con respecto al mismo período del año anterior, cuando la producción agrícola se vio fuertemente afectada por la sequía.

 

En tanto, también aumentó 3 ç% la explotación de minas y canteras, debido a la mayor producción de Vaca Muerta; seguido por hoteles y restaurantes, 1,6%; mientras que el sector de transportes y comunicaciones aumentó 0,2%; las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquileres 0,9%, entre otras.

 

Sin embargo, las bajas marcaron la caída general del PBI con un retroceso del 17,1% en el sector pesca; 4,7% en la industria manufacturera; 2,4% en electricidad, gas y agua; 4,8% para la construcción; 5,5 en el comercio mayorista, minorista y reparaciones; 14,2% en la intermediación financiera.

 

Hacia adelante

 

Desde LCG ven oscuro el horizonte: “Esperamos la actividad en el cuarto trimestre caiga de manera aguda, en torno al 3% trimestre contra trimestre, traccionada por la inestabilidad en el mercado de cambios y la aceleración de la inflación, cuyo mayor impacto fue en septiembre y erosionó los salarios de cara a los últimos meses del año”.

 

De ese modo, la economía caerá en 2019 por segundo año consecutivo: proyectan una baja en torno al 3,3%.

 

“En 2020, será importante el momento en que la actividad comience a repuntar y revierta la trayectoria bajista. Algunas medidas que apunten a traccionar el consumo podrían reactivar la actividad, pero, debido a la importancia de mantener en niveles similares el déficit fiscal en medio de un arduo proceso de reestructuración de deuda, el impulso fiscal que pueda darse será reducido”, concluyeron desde la consultora.