El Frente de Todos busca sumar apoyos a la emergencia múltiple

18 de diciembre, 2019

El Frente de Todos busca sumar apoyos a la emergencia múltiple

Llegó el proyecto y, casi al mismo tiempo, comenzaron las negociaciones, discusiones y controversias. Ayer el Ejecutivo envió a la Cámara de Diputados la iniciativa de ley ómnibus para declarar las emergencias económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social. Y, con la premura que pretende el Gobierno, se tratará hoy en comisiones para llegar al recinto tan pronto como este jueves. El Frente de Todos tendría el quórum necesario y busca sumar apoyos, mientras que Juntos por el Cambio persiste en su oposición, con posturas variadas en su interior.

 

El proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, tal su nombre, tiene 86 artículos organizados en cuatro bloques. Entre otros puntos, se prevé la suspensión por 180 días en la movilidad previsional, la suba de retenciones a la soja, maíz y trigo, en el impuesto a los bienes personales y el recargo sobre la compra de dólares. En materia tarifaria, la iniciativa contempla el congelamiento de precios de los servicios de energía eléctrica y gas, tal como lo había adelantado el presidente Alberto Fernández, y la intervención del ENRE y del Enargas. “Los objetivos centrales son construir un sendero de sustentabilidad fiscal, restaurar los componentes progresivos del sistema impositivo y proteger sectores productivos”, sostiene el proyecto.

 

Tratamiento

 

En términos parlamentarios, el oficialismo tendrá su primer desafío. Tiene 120 escaños y deberá negociar con otros bloques para llegar a los 129 que le permitan sesionar. La llave para eso la tiene el interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, a la que se plegarían otros. Su presidente, José Luis Ramón, aseguró que esa bancada va a dar quórum, pero advirtió que “nada va a ser automático”. “El Frente de Todos va a tener un disgusto si pretende imponer leyes y no tratan con los bloques minoritarios”, agregó, no obstante, en declaraciones a Futurock.

 

El proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva tiene 86 artículos organizados en cuatro bloques.

 

Ayer, por lo pronto, se integraron las comisiones para tratar la iniciativa. La primera en constituirse fue la de Presupuesto y Hacienda, que quedó presidida por el neuquino Darío Martínez de manera provisoria, ya que la intención del oficialismo es cederle la presidencia al porteño Carlos Heller, quien asumirá en lugar del ahora ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié. Luciano Laspina, del PRO, quedó con la vicepresidencia primera; Ariel Rauschenberger, del Frente de Todos, la vicepresidencia segunda; y el oficialista Marcelo Casaretto y los opositores Luis Pastori y Paula Oliveto como secretarios. En tanto, en Legislación General, Cecilia Moreau, massista del Frente de Todos, quedó en la cabeza. La vicepresidencia primera quedó vacante, mientras que en la segunda fue nombrado Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, también del Frente de Todos.

 

Estas dos comisiones recibirán hoy a los representantes del Ejecutivo, que explicarán la pertinencia de su aprobación. Allí estarán el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el de Economía, Martín Guzmán; el de Trabajo, Claudio Moroni; el de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; el de Salud, Ginés González García; y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó Del Pont.

 

Apoyos

 

En cuanto a los apoyos, las primeras negociaciones comenzaron, pero sin llegar a buen puerto. Hasta hora, por lo menos. Máximo Kirchner, jefe de la bancada oficialista, abrió el diálogo con Juntos por el Cambio, el principal espacio opositor, pero sólo cosechó preguntas, dudas y cuestionamientos. Al tratarse de una ley ómnibus, incluso los que tienen disidencias parciales con la iniciativa deban votar en contra en general y luego expresarse artículo por artículo para rechazar algunos y aprobar otros. Esto podría dividir a la oposición. “El proyecto que envío el Gobierno conlleva una delegación de facultades muy superior a la de la Ley de Emergencia de 2002. Están queriendo desguazar al Congreso. La gente votó equilibrio, pero el Ejecutivo busca concentrar poder”, sostuvo el radical Mario Negri, presidente del interbloque.

 

Ayer a la tarde, el interbloque opositor se reunió y, en muy duros términos, informó que no dará quórum en la sesión que se haría el jueves. Segun averiguó El Economista, la estrategia sería esa y, si el ofiocialismo igualmente consigue que arranque la sesión, participarán del debate, pero votarán en contra de la iniciativa.