El dólar blue volvió a subir y los bonos saltan aún más

La city vivió ayer un día tremendo. Los operadores calculan todo con el dólar turista a $ 82. El blue se acercó, al llegar a un récord de $ 76. Pero la mayor acción se dio en los bonos, con diferentes versiones de negociación, que aumentaron su cotización. La Bolsa, tranquila, tuvo más negocios.

19 de diciembre, 2019

Dólares situación fiscal

Por Luis Varela

 

En otro día vertiginoso, a toda velocidad, corriendo contrarreloj, con una gran resistencia en los que van a tener que pagar el ajuste que propone el Gobierno, y con apuro en el Congreso para lograr el quórum, votar las leyes de emergencia, sacar las decisiones antes del sábado y empezar a jugar otro partido, el mercado financiero vivió ayer otro día increíble.

 

El centro del tema para los que miran los negocios desde afuera estuvo en el valor del dólar blue, que llegó a otro récord, al saltar dos pesos, de 74 a 76, pero los que analizan las transacciones de la city con otro tamiz estaban muy en otra cosa, en las propuestas que van volando de un lado al otro, ya que en este momento, además del ajuste notable contra los privados, se está jugando la manera en la que se renegociará la deuda, para volver a tener una situación normal lo antes posible.

 

En el centro de la escena corrieron al menos tres papers, con diferentes contenidos y diferentes propuestas, uno adjudicado al negociador de la deuda, Daniel Marx, que estaría en conversaciones con grandes grupos de acreedores. Luego estuvo un escrito que ubicaron en torno a Miguel Pesce, que se diferenciaba del papel de Marx por un tratamiento diferente a los bonos con ley argentina. Y otro, sin autoría conocida, andaba por ámbitos legislativos, planteando cuáles pueden ser los números de la propuesta, en cuanto a quistas y a plazos.

 

Sea cual sea el número cierto de la propuesta, el resultado que tuvieron ayer los bonos argentinos fue buenísimo, el mejor de los últimos cinco meses. Muchos papeles ciertamente resucitaron, y eso permitió que el riesgo país de Argentina retrocediera a niveles que no se veían desde agosto.

 

Es más, en general se venían negociando muy pocos papeles con muy escaso volumen. El AY24 y alguno más, pero ayer hubo demanda para muchos papeles olvidados, y en consecuencia se vieron subas de cotización muy importantes, con mejoras en los precios con precios contado sobre todo el los títulos con legislación nacional.

 

Del otro lado, se supo que los bonistas comienzan a organizarse para negociar con el Gobierno. Se comentó en la city que al menos 80 grandes tenedores de bonos emitidos por Argentina se organizaron para negociar. Un grupo de ellos contrató asesores para encarar las charlas con las nuevas autoridades. Los elegidos son UBS Securities y Mens Sana Advisors y serán los encargados de representar a los acreedores en las conversaciones.

 

Los acreedores están trabajando para facilitar un “diálogo constructivo” con la nueva administración de la República, y están comprometidos a trabajar con el gobierno de Alberto Fernández para garantizar que se satisfagan los intereses de los tenedores de bonos de Argentina, dice el comunicado, que no especifica quien participa en el grupo.

 

El clima, por cierto, es muy tenso, porque mientras esto sucedía se difundió que la canasta alimentaria registró en noviembre el mayor salto del año: en noviembre una familia necesitó más de $37.596 para no ser pobre. Y, además, el Gobierno confirmó que habrá un decreto para aumentar a trabajadores privados.

 

Eso se decide en momentos en los que la desocupación subió a 9,7% en el tercer trimestre y el 41,4% de argentinos tienen problemas de empleo. Y, como telón de fondo, en el caso D’Alessio: el juez Padilla procesó al fiscal Stornelli y le trabó un embargo de $ 10 millones.

 

Mientras un operador como Armando Pepe, presidente del Colegio Inmobiliario salió a decir que “no tenemos moneda”. Y con el economista Guillermo Calvo afirmando que “la Argentina es un enfermo en una situación casi terminal”, el dólar siguió moviéndose, con 15 valores diferentes, en diferentes aspectos, todos acercándose a los $ 82 que tendrá virtualmente el dólar turista desde el lunes, si es que se aprueban las leyes de emergencia en el Congreso antes del fin de semana.

 

En la plaza cambiaria local, hubo una baja de 1 centavo para el dólar oficial hasta $ 63,08, con salto de $ 2 para el blue, hasta $ 76, con el dólar mayorista sin cambios a $ 59,82, y con el Banco Central ganando US$ 27 millones en reservas, hasta US$ 44.318 millones. Mientras que el contado con liquidación subió 40 centavos hasta $ 74,58. Por eso, se terminó con una brecha del 20,5% entre el dólar oficial y el dólar blue y una diferencia del 24,7% entre el ccl y el mayorista.

 

En el exterior, mientras tanto, con el juicio contra Donald Trump avanzando en el Congreso de Estados Unidos, el dólar subió 0,4% contra la libra, avanzó 0,3% contra el euro y 0,2% contra el mexicano, no cambió contra el yen, y bajó 0,2% en Brasil y cedió 0,6% en Chile. Y con esto, hay tres monedas que le ganan al dólar en lo que va de 2019: la libra, el yen y el franco suizo.

 

En consecuencia, en sus valores oficiales, medidos en pesos, ayer la libra subió 21 centavos hasta 78,19, el euro los hizo 16 centavos hasta 66,43 y el real bajo 3 centavos hasta 14,70, pero sus valores blue están volando, con cotizaciones 22% más altas que las oficiales.

 

Debido a los escritos que circularon sobre la renegociación de la deuda, hubo un gran salto para el precio de los bonos argentinos y nueva baja de 80 unidades para el riesgo país que se ubicó en 1.897 puntos. El 80% de lo operado en bonos se transó en nueve papeles: AY24 42%, AA22X 19%, AF20 4%, TJ20X 4%, BDC24 3%, AO20 2%, DICA 2%, DICYX 2% y AF20X 2%. Y así, con doble volumen, estalló la cotización de los bonos argentinos.

 

En los extremos se vieron subas del 18% al 54% para los bonos DICPD, TJ20Y, TC20D, TO23X, TC21C, TC21X, PBA5Z, AY24X, A2E3C, TJ20Z y PBA5X. Y caídas del 2% al 2,4% para los bonos PR13 y BDC20.

 

Las Bolsas del mundo desarrollado están pisando el freno, pero las latinoamericanas funcionaron muy bien. Hubo cierres mixtos en la Bolsa de Nueva York, con baja del 0,1% en el Dow y el S&P y suba del 0,1% en el Nasdaq. Pero subió 1,5% la Bolsa de San Pablo y 1,6% la de México.

 

En la plaza bursátil local, con $ 1.013 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,9% en pesos, pero el resultado en dólares fue levemente negativo. El 80% de lo operado en acciones se realizó en nueve papeles: G.F. Galicia reunió el 29% del total e YPF logró el 17%.

 

En los extremos hubo un salto del 22% para Morixe con subas del 3% al 8% para Banco Hipotecario, Juan Semino, Banco Francés, Capex, Richmond, Cresud, Banco Macro, Ferrum, TGN, Transener, Gas Natural y Boldt. Con bajas del 1% al 4,8% para Esmeralda, Cuyana, Rosenbusch, Celulosa, Garovaglio, Introductora y Costanera. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York tuvieron mayoría de alzas: del 1% al 7,7% para Cresud, Macro, YPF, Pampa E, Edenor, TGS, Telecom, Irsa P y Galicia mientras que Globant cayó 1,5%.

 

Finalmente, en commodities siguieron los grandes movimientos. El petróleo siguió avanzando y llegó a los US$ 61 por barril, un precio que no tenía desde abril. Los metales preciosos estuvieron prácticamente sin cambios, tanto para el oro como para la onda de plata. Los metales básicos actuaron mixtos: suba del 0,9% para el aluminio, cobre sin cambios y baja del 1% para el níquel.

 

En Chicago se vio una baja del 0,1% para la soja, descenso del 0,8% para el maíz y merma del 1,4% para el trigo. En Rosario, la principal Bolsa de cereales sigue con las operaciones congeladas, lo cual puede anticipar una rebelión del campo en puerta. Y hubo un repunte del 8,1% para el Bitcoin, con mejora de hasta el 11% para el Litecoin, porque varios bancos desandaron los informes de ayer.

***

Optimismo en Estados Unidos

 

En la encuesta realizada por The Wall Street Journal entre 57 economistas se observa una visión positiva sobre el desempeño que tendrá la economía de Estados Unidos en 2020. Estiman un crecimiento de 1,8%, levemente inferior al 2,2% que proyectan para 2019 mientras que la tasa de desempleo subiría desde el 3,5% actual a 3,7% al cierre del año que viene pero con un aumento en la tasa de participación. En la evaluación del año que termina, la peor nota fue para la inversión privada que estuvo contendida por el menor crecimiento global y los conflictos comerciales. El rasgo más positivo lo aportó la expansión del consumo sostenida en un mercado laboral muy sólido. En este contexto, el mercado no espera que la Reserva Federal mueva la tasa de interés el año que viene. Si las proyecciones del sondeo del WSJ se cumplen, Donald Trump tendrá un escenario económico favorable para intentar su reelección. Los problemas podrían venir del frente político, porque existen diferentes opiniones sobre el impacto que puede tener el impeachment en su imagen. Por otra parte, ayer se informó que el índice de precios al consumidor en la zona euro subió 1% interanual en noviembre mientras que en octubre había sido de 0,7%. La inflación básica, que excluye a los rubros más volátiles, registró un aumento de 1,3% con relación a noviembre del año pasado. De esta manera, la tasa de inflación sigue lejos de la meta del Banco Central Europeo que es “cercana pero inferior al 2%” lo cual justifica que se mantengan los estímulos monetarios.Entre los países con economías más grandes, el que registró menor inflación fue Italia (0,2%) mientras que Alemania y Francia estuvieron por encima del promedio (1,2%).