Deshielo con Bolsonaro y promesa de visita de Solá

Relación bilateral, acuerdo con la Unión Europea y la tensión regional, los temas de agenda. El 31 de enero, cumbre en Brasil

27 de diciembre, 2019

Deshielo con Bolsonaro y promesa de visita de Solá

“La relación entre Argentina y Brasil es entre dos países hermanos que históricamente han sostenido relaciones comerciales, culturales y políticas fructíferas”, sostuvo ayer el canciller Felipe Solá durante la conversación con su par Ernesto Araújo en el intento compartido de “ablandar” el vínculo entre ambos gobiernos y comenzar a trabajar en los desafíos conjuntos que tienen los socios comerciales. Por cierto, el encuentro sirvió para acercar posiciones luego de los cruces que hubo entre los presidentes Alberto Fernández y Jair Bolsonaro por sus diferencias ideológicas.

 

Los ministros acordaron mantener “una línea directa” entre ambas oficinas para abordar temas como el refuerzo del Mercosur y la discusión de rebajas arancelarias, a la vez que confirmaron la visita del ministro argentino a Brasilia en enero. La cartera de Relaciones Exteriores argentina informó que la visita de Solá será el día 31, según el diálogo vía teleconferencia que se extendió cerca de una hora y media. La articulación del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea también estuvo en la agenda.

 

El canciller brasileño dijo que su país estaba dispuesto a aprobar el acuerdo con la Unión Europea, mientras que Solá ató ese punto al impacto sobre la industria argentina y la opinión de los empresarios y trabajadores. Los cancilleres también decidieron discutir las rebajas al Arancel Externo Común del Mercosur (AEC) sector por sector en consulta con los posibles afectados. Ambos ministros decidieron mantener un canal de diálogo permanente. De la conversación también participaron el secretario de Política Exterior, Pablo Tettamanti; el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Chaves, y el futuro embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli.

 

Los ministros acordaron mantener “una línea directa” entre ambas oficinas para refuerzo el vínculo en el Mercosur.

 

En el diálogo, los ministros “coincidieron en la necesidad de darle importancia a la participación de los sectores privados en las negociaciones comerciales entre ambos países y en potenciar al Mercosur como un espacio que debe seguir siendo primordial”, según destacaron fuentes oficiales.

 

Las tensiones entre Fernández y Bolsonaro, el apoyo del mandatario argentino a Lula da Silva (con visita incluida, durante su detención), las declaraciones del hijo del presidente de Brasil sobre el hijo de Alberto Fernández y las miradas contrapuestas sobre los más diversos temas de política regional ampliaron la brecha entre ambos dirigentes. La decisión del gobierno norteamericano de Donald Trump de subir los aranceles a la producción de acero y aluminio de Argentina y Brasil, en tanto, marcaron la necesidad de acercar a las partes, más allá de las diferencias personales e ideológicas.

 

“Hoy mantuvimos una extensa videoconferencia con el canciller de Brasil, @ernestofaraujo. Hablamos de la relación política y comercial, sobre la democracia en la región, de puntos de acercamiento en medio de evidentes diferencias y me invitó a Brasilia para fines de enero”, contó luego Solá a través de las redes sociales.