Bolsa optimista, dólar libre inquieto y bonos indecisos

Con el gabinete perfilado, el cierre de la semana mostró un S&P Merval y bonos en alza mientras que el blue y el CCL cedieron algo.

9 de diciembre, 2019

PASO S&P mercado tasas bolsa dólar bonos precios acciones mercado financiero

Por Luis Varela

 

El gabinete de Alberto Fernández no sorprendió. Fue tomado como moderado y equilibrado. A partir de ahí, y con un ministro de Economía muy joven, Martín Guzmán de apenas 37 años, y sin ninguna experiencia en el sector público, la propuesta que tiene en vilo al mercado se conocerá con la letra chica que anuncie, recién el miércoles, tras la asunción del nuevo Presidente, el martes.

 

La idea de modificación, hasta ahora, es reprogramar la deuda, sin quita y sin pagos durante dos años. Y, según se piensa por ahora, el cambio no será inmediato: toda su propuesta debe ser discutida y aprobada en el Congreso. Se cree que eso puede llevar semanas, por lo que los pagos se seguirían haciendo como hasta ahora, al menos en las próximas semanas.

 

Según una ronda de consultas, los grandes fondos de Wall Street soportan bastante bien la idea inicial de Guzmán. Piensan que es digerible para los grandes inversores, ya que estamos en un mundo que tiene tasa casi 0% en todas partes. Pero, por supuesto, habrá que ver cómo reaccionan los fondos buitres. Se moverán de acuerdo a lo que haga la mayoría.

 

Obviamente, hay muchos inversores individuales que viven en Argentina. Esos tenedores de papeles están pendientes de la renta que van cobrando. Y muchos analistas se preguntan ¿qué pasará con esas personas? ¿Saldrán a vender sus papeles, provocando una caída adicional? ¿Habrá un trato diferente para ellos, como hizo Macri en los últimos dos meses? ¿Los cupones que no devenguen intereses se capitalizarán? ¿Qué pasará si la economía no crece en 2020? ¿Se pedirán dos años más? Guzmán, venido de Nueva York, de la Universidad de Columbia, apuesta a que los acreedores aceptarán su propuesta de buen grado.

 

En cambio, hay otras voces. Daniel Marx, ex negociador de la deuda con Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa, y consultado sobre la estrategia de Guzmán de posponer los vencimientos, tiene la impresión de que “primero hay que saber bien en qué consiste el plan del nuevo ministro porque no vimos detalles más allá de declaraciones”.

 

Y la economista Marina Dal Poggetto advierte que en febrero vencen 140.000 millones de pesos, en marzo vencen $ 150.000 millones y hay vencimiento en dólares de más de 1.000 millones por mes. Quiere ver qué se va a hacer con los bonos que vencen en 2020 y 2021, ¿emitirán bonos nuevos? ¿Qué harán con los cupones? Advierte que no es lo mismo la legislación que se aplique. Hay papeles que tienen cláusula de acción colectiva, con los que se puede conseguir una mayoría y cambiar la condición de los bonos. Pero si se hace mal se terminará matando la emisión futuro de bonos con legislación argentina.

 

“En 2020 -dice Dal Poggetto- el principal problema es la legislación local, ya que vencen bonos de ese tipo por US$ 30.000 millones, de los cuales sólo US$ 2.800 millones son de ley extranjera. Y en 2021 es al revés, ya que en ese momento los vencimientos mayores son legislación extranjera”. Por eso recomienda negociar rápido, conseguir las mayorías en el Congreso y con los inversores. Si eso se hace mal, Alberto no tendrá financiación de ningún tipo.

 

Como dato bastante auspicioso puede mostrarse el resultado que tuvo el mercado argentino en la primera semana de diciembre, con el equipo de Alberto ya plantado. En ese sentido debe decirse que en el mundo el dólar estuvo decididamente a la baja contra casi todas las monedas, pero en la Argentina ocurrió todo lo contrario. En el exterior el dólar subió 0,1% contra el yuan y luego bajó 0,4% contra el euro, retrocedió 0,8% contra el yen japonés y luego cayó 1% contra el franco suizo, 1,5% contra la libra, descendió 2% contra el real y se desplomó 3,9% en Chile.

 

En Argentina, en cambio, con una inflación semanal que rueda a un ritmo del 1,1%, el dólar oficial no se movió (lo cual indica que el tipo de cambio efectivo se está retrasando), pero el dólar blue saltó 2,5% y el contado con liquidación trepó nada menos que 5,4% en la semana. El viernes mismo, día de los anuncios, el blue subió de $ 70 a $ 71 y el contado con liquidación cedió de $ 79,13 a $ 78,88. Por eso, al final de al semana la brecha entre el dólar oficial y el blue subió al 12,8% y la brecha entre ccl y mayorista quedó en el 31,6%.

 

Con el dólar libre en ebullición, las tasas en pesos siguieron bajando, pero a menos velocidad. En el cierre de noviembre los bancos pagaban 44% anual por plata chica y 46% por plata grande. Y el viernes las dos puntas estuvieron 42,5% y 45,7%, respectivamente.

 

Los bonos argentinos arrancaron el lunes con una dura caída del 2,3%, pero a partir del martes empezó a conocerse cómo venía el Gabinete y la propuesta de reperfilamiento de la deuda y con eso los papeles entraron en una especie de sube y baja, con tendencia lateral, esperando la propuesta de Martín Guzmán y que el mercado termine dando su veredicto.

 

En cambio, lo mejor de la semana vino del lado de las acciones. En el mundo las Bolsas estuvieron mixtas: en el balance semanal Santiago de Chile subió 4,1%, San Pablo mejoró 2,7%, con Tokio y Madrid 0,3% arriba. Pero Wall Street cedió 0,1%, Frankfurt bajó 0,5% y México se resbaló nada menos que 2,1%.

 

Pero, de manera muy auspiciosa, la Bolsa de Buenos Aires entregó grandes sonrisas. En el balance de la semana el índice Merval subió 6% medido en pesos y 3,4% medido en dólares.

 

Se espera que Alberto y Guzmán le pongan el cebador al mercado interno y a las exportaciones. Por eso hubo varios papeles que anotaron subas muy auspiciosas. Domec saltó 34%, Bodegas Esmeralda trepó 31% y hubo suba del 10% al 16% para Banco Macro, Carboclor, Ferrum, Grimoldi, Morixe, Casado, Francés, Santander Río, Ledesma, Mirgor, Valores, Galicia y Tglt.

 

En el lado oscuro estuvieron Aluar (castigada por la suba de aranceles decidida por Estados Unidos) y Celulosa (que entró en default), por lo que ambos papeles cayeron 11% en la semana. Y luego hubo bajas del 4% al 8% para Gas Natural, Garovaglio, Holcim, Rosenbusch y Siderar. La letra que anuncie Guzmán el miércoles marcará el nuevo rumbo. Muchos creen que volvemos a un tipo de cambio avanzando al compás de la inflación, tipo crawling peg. No falta mucho: veremos cuáles son los datos que empiezan a mostrarse.