Bienes Personales: alícuotas más altas y los mismos mínimos

18 de diciembre, 2019

calculadora bienes personales impuestos pymes bienes personales

Tal como lo anunciara Alberto Fernández el lunes, las alícuotas de Bienes Personales volverán a los niveles de 2015. Sobre el mínimo no imponible de $2 millones –no se modificará– el excedente que va de cero hasta $3 millones pagará una alícuota del 0,50%. Desde $3 millones a $6,5 millones, se pagará un monto fijo de $15.000 y una alícuota del 0,75%. La siguiente escala irá desde $6,5 millones hasta $18 millones, tendrá un monto fijo de $41.250 y una alícuota del 1%. Por último desde $18 millones en adelante, el monto será de $156.250 y la alícuota, del 1,25%.

 

“Se entenderá por activos financieros situados en el exterior, la tenencia de moneda extranjera depositada en entidades bancarias y/o financieras y/o similares del exterior; participaciones societarias y/o equivalentes (títulos valores privados, acciones, cuotas y demás participaciones) en todo tipo de entidades, sociedades o empresas, con o sin personería jurídica, constituidas, domiciliadas, radicadas o ubicadas en el exterior incluidas las empresas unipersonales; derechos inherentes al carácter de beneficiario, fideicomisario (o similar) de fideicomisos (trusts o similares) de cualquier tipo constituidos en el exterior, o en fundaciones de interés privado del exterior o en cualquier otro tipo de patrimonio de afectación similar situado, radicado, domiciliado y/o constituido en el exterior; toda clase de instrumentos financieros o títulos valores, tales como bonos, obligaciones negociables, valores representativos y certificados de depósito de acciones, cuotapartes de fondos comunes de inversión y otros similares, cualquiera sea su denominación; créditos y todo tipo de derecho del exterior, susceptible de valor económico y toda otra especie que se prevea en la reglamentación”, dice el proyecto que ingresó ayer y será debatido por los legisladores. Algunos detalles pueden cambiar, pero el espíritu de la norma está claro.

 

¿Es atractivo el incentivo de una alícuota 50% menor para vender y alocar el capital en Argentina? “Depende de como siga el Gobierno de Fernández en sus relaciones con la economía de mercado y la propiedad privada. Si generase confianza, algunos podrían llegar a superar el miedo al ‘riesgo argentino’ para ahorrarse unos dólares”, dice Diego Fraga de RCTZZ Abogados ante El Economista. “Si las medidas que siguen de ahora hasta los siguientes meses espantan a los capitales, muchos optarán por pagar el impuesto y otros por cuestionarlo judicialmente”, agrega.

 

 

“La repatriación de activos financieros no se realiza por temas fiscales y nadie se pregunta cuanto tributa en Estados Unidos porque lo que se busca es la seguridad y estabilidad. ¿Qué le asegura al inversor que ese beneficio se va a mantener? Si antes no ocurrió, nunca”, dice, más pesimista, Iván Sasovksy (ceo de Sasovsky & Asociados).

 

“Con el contexto del país y la inseguridad jurídica que existe porque todo el tiempo cambian las reglas de juego, es muy difícil que alguien piense en vender sus activos en el exterior y traerlos al país. Está claro que esa es la intención, por ejemplo, con el premio de no pagar el impuesto a los activos del exterior (1,25% adicional), pero es un premio poco atractivo, frente a lo grave que puede ser el escenario local”, agrega, en una línea similar, Ezequiel Passarelli (socio de SCI Group).

 

Según los cálculos más optimistas, Bienes Personales podría aportar hasta 1% del PIB en 2020, casi 10 veces más que en 2019.

 

Un tributarista, que pide off the record, dice: “Inclusive creo que se vienen medidas un poco más duras como transparentar sociedades offshore y trusts irrevocables. Eso va a dejar expuesto las grandes fortunas afuera”. Según su visión, los grandes patrimonios pasaron a off-shore “y están todas en estructuras que hoy no tributan”. Más allá de eso, dice: “Me parece que se quedaron cortos con la tasa y tendría que haber sido un poco más agresiva para lograr repatriación. Con 2,5% es como el póquer, pagás para mirar. No creo que haya una repatriación considerable. No creo que quieran correr grandes riesgos por una sobretasa de 1,25%”.

 

***

Fraga: “Pegará fuerte en la clase media”

 

En diálogo con El Economista, Fraga sostiene que “como no se incrementan los mínimos a partir de los cuales se comienza a tributar Bienes Personales (alrededor de los U$S 31.000 al tipo de cambio oficial), por la mera inflación ya se produciría un aumento en el impuesto y se incorporarían nuevos contribuyentes”.  Agregó que “las escalas se encuentran desactualizadas y el impuesto va a tener un fuerte efecto sobre contribuyentes con un modesto capital”.

 

Si a eso se agrega el aumento de alícuotas que se anunció, señala Fraga, “se estaría castigando todavía más a la clase media, que actualmente es la principal afectada por un tributo que fue concebido para altos patrimonios, es decir, un impuesto a la riqueza, que debería aplicarse por lo menos a patrimonios superiores a los U$S 300.000”. Es correcto que se mantenga el mínimo no imponible para la vivienda única familiar, concluyó, “pero también es necesario que se actualicen los montos mínimos”.

 

Dejá un comentario