Una herencia económica en plena discusión

6 de noviembre, 2019

macri alberto f

Ocho puntos que el Gobierno difundió como parte de la herencia económica que recibirá el Presidente electo, Alberto Fernández, generaron el rechazo de éste. Se trata de un texto que elaboraron Jefatura de Gabinete y el Ministerio de Hacienda, que Fernández consideró mentiroso al enfocarse sobre todo en los tramos referidos al nivel de deuda con el que se retirará de la Casa Rosada el presidente Mauricio Macri.

 

Desde México, donde está de visita desde comienzos de esta semana, Fernández cuestionó el informe. Pidió “entender la gravedad del problema, lo que han hecho en el gobierno de Macri”.

 

Centrándose en el pasaje sobre deuda del informe económico, planteó: “Les pido que, aunque queden diez minutos de gobierno, en esos últimos diez minutos paren con la mentira. Porque hay que decirle a la gente que este problema hace cuatro años no existía y, hace dos años atrás, nadie pensaba que Argentina iba a tener la crisis de deuda que hoy tiene, que es producto de la gran inoperancia del Gobierno y de tomar deuda sideral a corto plazo. Es un tema a resolver, que estoy dispuesto a asumir y a resolver sin que signifique más daño a la gente”.

 

“Aunque queden diez minutos de gobierno, en esos últimos diez minutos paren con la mentira”, pidió Alberto Fernández.

 

En el punto del documento oficial cuestionado por el Presidente electo, el Gobierno planteó: “En estos años, tuvimos que pedir prestado porque heredamos un déficit enorme y porque habían quedado muchas cuentas sin pagar del gobierno anterior, como la deuda con los holdouts. Decidimos financiarnos de forma transparente y clara”.

 

En el informe elaborado por Marcos Peña y Hernán Lacunza se indicó que, “durante el período 2016-2019, el déficit acumulado será de 110.000 millones de dólares y el incremento de la deuda de 75.000 millones de dólares (la deuda con el Banco Central medida en dólares se redujo en 12.000 millones)”.

 

El Gobierno subrayó como logros haber pagado la deuda con los holdouts, a lo que sumó pagos de deudas con provincias y que “se recuperó el acceso a los mercados de crédito voluntario”. Además, rescató el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, logrado “cuando las condiciones financieras internacionales se endurecieron”, porque “permitió cancelar compromisos con el sector privado”.

 

El documento oficial también muestra el escenario económico bajo otros siete subtítulos: “La herencia económica que dejamos”; “Sobre nuestro programa económico”; “Sobre la inflación”, “Sobre la situación fiscal”; “Sobre los impuestos”; “Sobre la energía”, y “Sobre el empleo”.

 

“En estos años, tuvimos que pedir prestado porque heredamos un déficit enorme”, se lee en el informe del Gobierno.

 

La réplica de Fernández al informe, desde México, no resultó aislada, y tuvo réplicas entre otros integrantes del Frente de Todos, que utilizaron sus cuentas de redes sociales para mostrar números alternativos a los planteados por el Gobierno. Algunos intendentes, como Gabriel Katopodis, de San Martín, y Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, rechazaron los números oficiales y extendieron sus cuestionamientos a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

 

Con mensajes en Twitter, utilizaron un cuadro que marcaba un crecimiento de la deuda (el punto cuestionado por el Presidente electo). Los números que publicaron Katopodis e Insaurralde, entre otros integrantes del frente peronista plantean que, en 2015, la deuda pública representaba el 52,6% del PIB, mientras que en 2019 se ubica en 92%.

 

El cuadro que publicaron distintos integrantes del Frente de Todos también mostró números negativos para la gestión de Macri en items como “Pobreza”; “Inflación”; “PBI per cápita en dólares”; “Salario en dólares”; “Desempleo” y “Riesgo país”.