Petroleras suben 5% el precio de combustibles, tras el congelamiento

15 de noviembre, 2019

Petroleras suben 5% el precio de combustibles, tras el congelamiento

Las petroleras aumentaron desde la primera hora de ayer el precio de sus combustibles 5% promedio en todo el país, luego de los noventa días de congelamiento que el Gobierno fijó el 15 de agosto pasado para reducir el impacto del desequilibrio macroeconómico registrado tras las elecciones primarias de ese mes.

 

Se trata del segundo aumento de precios en noviembre y el tercero que se registró en los surtidores desde las PASO del 11 de agosto, ya que la Secretaría de Energía durante la vigencia del congelamiento había autorizado incrementos de 4%, el 19 de septiembre, y otro de 5% el 1 de noviembre.

 

De esta manera, YPF fijó el precio del litro de la nafta super en $50,19, mientras que el diesel 500 quedó en $ 46,99. En tanto, para sus productos de alta calidad, la nafta Infinia quedó en $ 57,94, mientras que la diesel Infinia en $ 54,99.

 

Por su parte, la petrolera Axion estableció el precio de la nafta super en $ 50,29, con un incremento de casi 5%, mientras que el diesel quedó en $ 48,28, lo que equivale a 5 % de aumento. Para el caso de sus productos premium, Axion dispuso un ajuste de 5%, y fijó el litro de la nafta Quantium en $ 58,34 y para el diesel en $ 55,85.

 

Por otra parte, en el caso de la compañía Raizen, que comercializa los productos bajo la marca Shell, determinó el nuevo valor de la nafta super en $ 50,64, y la formula diesel en $ 49,34. Mientras que sus productos premium V-Power quedaron en $ 58,56 para la nafta y en $ 55,98 para el diésel.

 

De esta manera, YPF fijó el precio del litro de la nafta super en $ 50,19, mientras que la diésel 500 quedó en $ 46,99.

 

Tal como se esperaba en el sector en los últimos días, el Gobierno no prorrogó el plazo de noventa días dispuesto para el congelamiento de los precios del crudo y de los combustibles que fijó tras las elecciones primarias, período que al vencer ayer liberó a las compañías de decidir libremente sus políticas de precios.

 

A partir de ahora, las empresas buscarán recuperar el atraso de precios que estiman entre 15% y 20%, por lo que se anticipaba que en las próximas semanas podrían disponer al menos un nuevo aumento en surtidores.

 

La medida inicial el decreto 566/2019 del 15 de agosto dispuso congelar por noventa días los precios en surtidores a los valores vigentes al 9 de agosto, y aplicó un tipo de cambio de referencia de $ 45,19 por dólar y un precio de referencia Brent de US$ 59 el barril.

 

Rechazo

 

Esa decisión generó el rechazo de las compañías que integran toda la cadena de valor de la industria de hidrocarburos –desde las productoras hasta las refinadoras y comercializadoras– y de las provincias.

 

Compañías y gobiernos decidieron recurrir a la Justicia Federal en unos casos o directamente a la Corte Suprema en contra del DNU del presidente Mauricio Macri, en procura de declarar su inconstitucionalidad.

 

A pesar de los reclamos, parcialmente atendidos con las dos flexibilizaciones del período, para el Gobierno, la medida de emergencia del sector hidrocarburos cumplió su objetivo de contener una escalada de precios aun mayor a la registrada en la economía desde el 12 de agosto.

 

Por su parte, Alejandro Einstoss del Instituto Argentino de la Energía (IAE) General Mosconi explicó a El Economista que “un precio internacional del petróleo estable ayuda en la coyuntura al proceso de recomposición de los combustibles luego de los congelamientos posterior a las PASO. El aumento de ayer recompone parcialmente el atraso del valor en dólares del crudo local, que se ubica 20% por debajo del marcador internacional, lo que pone presión a aumentos en el futuro cercano. De todas formas, la evolución del precio final de los combustibles, no solo dependerá de las variables que determinan costos (valor del crudo, tipo de cambio, impuestos y biocombustibles) sino también del comportamiento de los actores que conforman un mercado oligopólico, fuertemente concentrado en donde un líder indiscutido (YPF) marcará el paso y el resto acompañarán. Sin dudas, la decisión de YPF de aplicar gradualmente los aumentos es prudente”.

 

El gran temor en el sector es que ocurrirá el año que viene frente al cambio de Gobierno con el mercado energético y particularmente para los precios del crudo y de los combustibles. Un rumor qué circula es que en los equipos técnicos de Alberto Fernández ven con buenos ojos usar el valor de referencia del WTI de los Estados Unidos en lugar del Brent ya que está más barato en la actualidad.