Cristina Kirchner, al banquillo días antes de asumir

21 de noviembre, 2019

Cristina, con su abogado Carlos Beraldi ayer en el juicio

Cristina Kirchner asumirá el martes 10 de diciembre como vicepresidenta de la Nación, pero ocho días antes deberá sentarse en el banquillo de los acusados para prestar declaración indagatoria en el juicio oral y público por el caso Vialidad, en el que está acusada de encabezar una asociación ilícita. El Tribunal Oral Federal (TOF) Nº2 definió ayer la fecha para la indagatoria de la expresidenta, que será la última entre los acusados en comparecer en este juicio.

 

Los magistrados del TOF Nº 2, Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso dispusieron la fecha para Cristina, pero su declaración puede demorarse, porque antes deben comparecer el detenido empresario Lázaro Báez y José Santibáñez, exfuncionario de Vialidad Nacional. Esas dos indagatorias, previstas para el próximo lunes pueden llegar a extenderse, como ha pasado con las de otros acusados en este proceso, y prolongarse por más de una audiencia. En este juicio, las audiencias se realizan todos los días lunes.

 

Cuando se reanuden las audiencias, el próximo lunes, además de las indagatorias de Báez y Santibáñez, los jueces deberán resolver si aceptan o no un pedido de Mariano Fragueiro Frías, abogado del expresidente de Vialidad de Santa Cruz Héctor Jesús Garro. El letrado solicitó un nuevo peritaje porque el expresidente de la Administración General de Vialidad de esa provincia, Juan Carlos Villafañe, negó la existencia de sobreprecios en las obras investigadas en esta causa.

 

La declaración de CFK puede demorarse, porque antes deben comparecer Báez y José Santibáñez, exfuncionario de Vialidad.

 

Cristina estuvo presente solamente en dos de las audiencias del juicio por Vialidad, en el que se investiga el presunto direccionamiento de obras públicas en la provincia de Santa Cruz hacia empresas de Báez. Está autorizada a presentarse solamente el día que le toque declarar. El desarrollo del proceso judicial coincidió en gran parte con la campaña electoral para las PASO y para las generales. Además, Cristina viajó a Cuba siete veces durante el proceso, con autorización de los jueces.

 

El juicio tuvo una marcha lenta hasta el momento. En varias oportunidades, las audiencias no se realizaron, ya sea porque coincidieron con días feriados o por problemas de agenda del tribunal, que tiene a su cargo otros juicios que se superpusieron al del caso Vialidad. De hecho, el lunes pasado no hubo audiencia por el feriado del Día de la Soberanía Nacional. Los debates también se habían suspendido en octubre, por la agenda del tribunal y la licencia de uno de sus integrantes.

 

En el juicio se analiza la concesión de 52 obras públicas a empresas de Báez, que se habrían entregado con sobreprecios y las cuales no se habrían finalizado. Una clave del proceso judicial es el resultado de un peritaje sobre cinco de esas obras. Cristina recusó a Eloy Bona, uno de los peritos a cargo de ese análisis, pero no logró apartarlo del expediente.

 

Cuando finalice la declaración indagatoria de la vicepresidenta electa, el juicio entrará en la etapa de declaraciones de los testigos. Ese tramo, según informó la agencia Télam, podría extenderse hasta mediados del año próximo. La sentencia del juicio llegará con Cristina y Alberto Fernández en pleno ejercicio del mandato.