CRA se diferenció de Coninagro: “Los derechos de exportación son un impuesto nefasto”

21 de noviembre, 2019

CRA

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) ratificó hoy su oposición a los derechos de exportación, a los que consideró como “un impuesto nefasto” y aseguró que a “los valores actuales de los commodities, las retenciones no son viables”.

 

De ese modo, la agrupación se diferenció a la postura de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), cuyo presidente, Carlos Iannizzotto, expresó ayer que ” las retenciones no sofocan”, de modo que habría margen para conversar una suba.

 

Por el contrario, desde CRA indicaron en un comunicado: “Los derechos de exportación, mal llamados retenciones, son un impuesto nefasto”, y agregaron que “los distintos argumentos que se han instalado en forma directa no han dado resultado a través del tiempo y no han logrado cumplir ningún beneficio y generando un perjuicio directamente al productor”.

 

Según los cálculos realizados por la entidad, en la actualidad un productor de soja en zona núcleo aporta US$ 87 por tonelada, que a un rendimiento de 45 quintales por hectárea equivale a un aporte de US$ 393 por hectárea en concepto de derechos de exportación.

 

“Este productor hoy está desfinanciado, con diversos problemas para llevar adelante su explotación y pagar sus deudas”, aseguró.

 

En la misma línea, la entidad conducida por Dardo Chiesa explicó que “el Estado se queda con 62% de la facturación de un cultivo de soja y 55% de lo que produce la agricultura en su conjunto si tomamos los tres estamentos del Estado”, de los cuales 53% de dichos totales corresponden a los derechos de exportación.

 

Por tal motivo, CRA expresó que “Argentina tropieza siempre con la misma piedra y se vuelve a tropezar con mismas recetas que no han dado resultado en el pasado. Podríamos decir que con los valores actuales de los commodities, las retenciones no son viables, pero la realidad es que son un pésimo impuesto en cualquier circunstancia”.

 

“CRA no solo anticipa el efecto nocivo del derecho a la exportación, destruyendo la posibilidad de financiar procesos de agregado de valor en origen, sumando competitividad, sino que hace un llamado a la racionalidad a fin de no detener el proceso proactivo de crecimiento e inversión”, concluyó el comunicado.

 

La semana pasada la Sociedad Rural Argentina (SRA) manifestó que “insistir con las retenciones sería contraproducente: generaría una caída de la producción, de la actividad y del empleo por deterioro de la capacidad exportadora”.

 

Por último, el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras consideró días atrás en declaraciones radiales que el próximo Gobierno deberá “buscar puntos de equilibrio entre producción y retenciones”.