Bronca en la Rosada por alineamiento gremial

6 de noviembre, 2019

Macri Gabinete

Las escenas y los gestos se fueron sucediendo y derivaron en enojo. El líder de la CGT, Héctor Daer, puso paños fríos a un rumor sobre un pedido de aumento de 35% de los salarios, almorzó con Alberto Fernández y Santiago Cafiero, y anunció que recibirá al presidente electo en la CGT. El estatal Andrés Rodríguez subrayó que no exigirá ningún bono de fin de año al nuevo mandatario. El metalúrgico Antonio Caló pidió colaboración con la administración entrante. Las muestras de apoyo gremial al Frente de Todos no dejaron de acumularse en los últimos días y generaron bronca en el Gobierno, que ayer la expresó a través del ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, Alejandro Finocchiaro, quien vaticinó que de ahora en más los paros serán únicamente en jurisdicciones gobernadas por Juntos por el Cambio y cuestionó la sintonía de los sindicatos con Fernández.

 

“Yo les dejo una profecía. Así como durante cuatro años dije que los paros que se le hacían a la gobernadora (María Eugenia) Vidal y al presidente (Mauricio) Macri en materia educativa eran políticos, ustedes van a ver a partir de ahora paros posiblemente en la ciudad de Buenos Aires, en Jujuy, en Mendoza y en Corrientes, pero en ninguna otra jurisdicción”, vaticinó Finocchiaro a los periodistas acreditados en la Casa Rosada, en una conferencia de prensa que brindó junto a Andrés Ibarra tras la reunión de gabinete de ayer.

 

El ministro de Educación, que fue candidato a intendente de La Matanza por Juntos por el Cambio en las últimas elecciones, acusó a los sindicalistas de priorizar sus preferencias políticas por sobre los intereses nacionales. Cuando le consultaron por declaraciones como la de Andrés Rodríguez, que adelantó que no le pedirá a Fernández un bono de fin de año, dijo que siempre la parecerá “bien que haya diálogo y consensos”, pero remarcó que muchas veces se busca “privilegiar el alineamiento con un sector político y no con el país”.

 

“Yo creo que al país hay que ayudarlo siempre”, dijo, en otro dardo para los sindicalistas que plantean la necesidad de acompañar al Presidente electo. Y sostuvo que, si la situación del país “era tan crítica” que no permitía hacer reclamos, se podría “haber trabajado en ese consenso hace un mes, o hace un año”.

 

La bronca de Finocchiaro también tuvo que ver con la huelga que los gremios docentes porteños realizaron ayer. “Es raro que, a pocos días de la elección, haya un paro en la jurisdicción donde Cambiemos ganó con el 55% de los votos”, consideró.

Esteban Bullrich, contra Moyano

 

El senador Esteban Bullrich, antecesor de Finocchiaro en la cartera educativa, también salió ayer a cruzar al sector gremial. Apuntó contra Hugo Moyano por sus dichos sobre el periodismo.

 

“El que tiene que pagar las cosas que ha hecho es Moyano, porque tiene que responder ante la Justicia por los abusos que ha tenido”, dijo Bullrich al opinar sobre las declaraciones del camionero, quien anteayer dijo que algunos periodistas deberían “pagar como cualquier hijo de vecino” porque “han hecho daño”.