Venezuela, un eje que refuerza el macrismo

16 de octubre, 2019

Faurie

La situación en Venezuela se muestra cada vez más como eje de campaña dentro del oficialismo, que busca marcar sus diferencias con el kirchnerismo. Después del cruce entre Mauricio Macri y Alberto Fernández en el debate del domingo, ayer sumó sus críticas el canciller, Jorge Faurie. El discurso oficial sobre el tema se completó con los cuestionamientos del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y un gesto del ministro de Justicia, Germán Garavano, que entregó un informe sobre torturas en Venezuela a la Corte Penal Internacional de La Haya.

 

El cruce entre Macri y Fernández sobre Venezuela siguió generando repercusiones ayer. Faurie se refirió al tema en un desayuno en la Bolsa de Comercio de Santa Fe, en el que explicó los alcances del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). “Lo de los soldados corre por cuenta de quien lo dijo”, señaló el titular del Palacio San Martín al referirse a la frase que usó Alberto Fernández en el debate.

 

“Cristina Kirchner condecoró a (Nicolás) Maduro. No se puede tener doble discurso. Nosotros avalamos al presidente interino Juan Guaidó, porque entendemos que la neutralidad es avalar la dictadura”, disparó Macri en la Universidad Nacional del Litoral. Fernández respondió: “Quiero que el problema de los venezolanos lo resuelvan los propios venezolanos. Pero su gobierno está esperando la ruptura de las relaciones con Venezuela para poder intervenir. Espero, señor Presidente, que ningún soldado argentino termine en tierra venezolana”.

 

Las críticas de Faurie tuvieron otro disparador: el bloqueo de la aprobación en el Parlasur del informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, sobre violaciones de los derechos humanos en Venezuela. “Indignante. Los diputados del kirchnerismo y del Frente de Todos han vuelto a impedir la adhesión del Parlasur al informe sobre violaciones de los derechos humanos en Venezuela”, señaló en su cuenta de Twitter. “Parece que, una vez más, el kirchnerismo es cómplice del dictador Maduro y no quiere hablar de Venezuela. Qué tristeza para los que defienden la democracia y la libertad”, completó el canciller.

 

Anteayer, legisladores chavistas, uruguayos, brasileños y argentinos (enrolados en el Frente de Todos) no respaldaron el proyecto de adhesión, que fue presentado por María Luisa Storani, del bloque de Cambiemos en el Parlasur.

 

La situación en el Parlasur también fue abordada por Avruj. El funcionario habló de “grandes diferencias con el kirchnerismo, que sólo ve algunas dificultades en Venezuela y sus diputados en el Parlasur rechazan el informe Bachelet”.

 

Los gestos de diferenciación los completó ayer Garavano. Lejos del clima de campaña, tuvo una cita en La Haya con Venezuela como tema central. Presentó ante la Corte Penal Internacional (CPI) un informe sobre violaciones a los derechos humanos en Venezuela. El documento fue elaborado por la Secretaría de Derechos Humanos, en base a testimonios de 44 venezolanos residentes en Argentina, que denunciaron asesinatos, torturas y privaciones ilegítimas de la libertad.

Dejá un comentario