Sueños “charrúas”, quitas y Catch-22

2 de octubre, 2019

Hay una sensación (creciente) de que Argentina deberá hacer quitas (haircuts, en inglés) a su deuda y que el mero reperfilamiento, como insinúa el albertismo, no alcanzará. “Pan para hoy y hambre para mañana”, dice Carlos Melconian y “Fantasy land”, dijo ayer el Financial Times.

 

“Con o sin quita, vamos al default seguro si el Gobierno y Alberto siguen esperando las elecciones para “empezar” a preparar las propuestas de canje o renegociación”, advirtió Julio Piekarz, ayer, vía Twitter. Entre febrero y mayo de 2020, agregó Luciano Cohan (Seido), las necesidades brutas –sin contar el déficit primario – son de casi US$ 6.000 por mes. “En la deuda con Ley Local, el reperfilamiento y quitas de capital son, a mi entender, inevitables”, agregó Cohan. Será el gran tema del 2020: la deuda local representa el 74% de las necesidades de 2020.

 

 

El propio Fondo Monetario estaría pensando en una quita, como reportó ayer Clarín o, cuanto menos, no sería intolerante a considerarlo. Ya lo había insinuado Eduardo Levy Yeyati (UTDT) y graficado como una situación de Catch-22. “La secuencia ideal sería un canje voluntario y amistoso (como Uruguay y Ucrania) antes de un nuevo programa con el FMI (para evitar que el organismo imponga una quita más agresiva), pero es probable que los acreedores pidan un programa con el FMI antes de entrar en un canje”, dijo.

 

Algunos, sin embargo, piensan lo contrario y creen que los acreedores privados buscarán acelerar los tiempos. “Están apurados en llegar a un acuerdo porque temen que FMI avale una quita a los tenedores privados de la deuda para asegurarse el pago”, dicen en el mercado. Todos quieren cobrarle algo a uno de los deudores soberanos más incumplidores del mundo. Y el contexto político genera todavía mas dudas entre los inversores que buscan definiciones.

Dejá un comentario