Prevén que el consumo y la actividad seguirán en rojo el año próximo

17 de octubre, 2019

consumo

En medio de la crisis y la contracción de la economía, una de las variables que más se ha visto afectada es el consumo, que según mediciones privadas su desempeño entre enero y septiembre acumula una caída de más de 10% respecto al mismo período del año pasado. En tanto, para el próximo año no hay expectativas de recuperación, sino que, al contrario, crecen que la actividad económica permanecerá en terreno negativo y que el nivel de consumo seguirá retrocediendo.

 

En su último informe, la calificadora Moody’s señaló que en 2020 el consumo se verá afectado “en línea con la recesión económica y el deterioro de la confianza del consumidor, debido a la incertidumbre política y la crisis financiera”. En su análisis, alertó que teniendo en cuenta que “los consumidores contribuyen con la mayor parte del PIB total de Argentina y participan en el ciclo de crecimiento de la economía desde la recuperación hasta la recesión”.

 

“En la primera mitad de 2019, los argentinos redujeron el gasto considerablemente, profundizando el malestar económico que comenzó con la crisis financiera de mediados de 2018”, afirmó el vicepresidente senior de Moody’s, Gersan Zurita. “El debilitamiento del peso y una buena cosecha aumentaron las exportaciones del país, pero esto no fue suficiente para compensar la disminución del consumo”, explicó Zurita.

 

Según el ejecutivo, “tras la contracción de 1,7% en 2018, es probable que el PIB total disminuya 3,8% en 2019 y 2,5% en 2020, marcando tres años consecutivos de recesión”. Estas proyecciones son más negativas que las del Fondo Monetario Internacional (FMI), que esa semana dijo que la economía argentina caerá este año 3,1% y 1,3% el año que viene.

 

Además, la calificadora afirmó que durante el próximo año “la alta inflación continuará limitando el poder adquisitivo de los consumidores argentinos”, aunque no precisó la cifra estimada para el índice de precios de 2020, en tanto que para el organismo multilateral de crédito será de 39,2%.

 

Por otra parte, Moody’s señaló en su informe que el próximo año el desempleo (que el segundo trimestre de este año se ubicó en 10,6%, según el Indec) probablemente seguirá aumentando, en base a la contracción económica acumulada, “lo que agrega un estrés significativo a los trabajadores del sector privado”.

 

“La disminución de las perspectivas de empleo y la alta inflación limitan la capacidad de los consumidores para sacar a la economía de la recesión”, resaltó el análisis. “Las expectativas de inflación a la deriva, combinadas con la incertidumbre política, elevan el costo del crédito a niveles inalcanzables para la mayoría de los consumidores en Argentina, y las deficientes condiciones operativas debilitarán aún más la capacidad de los consumidores para pagar sus créditos”, agregó.

 

Ieral

 

En tanto, el Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), que depende de la Fundación Mediterránea, consideró ayer en un informe que en lugar de discutir las distintas formas para salir de la recesión poniendo ‘plata en el bolsillo de la gente’, hay que “proponerse recuperar el consumo por el freno a la inflación, que tendría mayor impacto y, sobre todo, sería sustentable”.

 

“Argentina se ha empobrecido en forma significativa en los últimos ocho años, y esto tiene que estar presente en los debates del pacto social”, afirmó el vicepresidente de Ieral, Jorge Vasconcelos, que señaló que uno de los riesgos que se asoma de cara al 10 de diciembre es que se intente cubrir la brecha presupuestaria sólo con más recaudación, incluido el impuesto inflacionario, o que se asuma que habrá de ser resuelta naturalmente por medio del crecimiento.

Dejá un comentario