Lo que más importa en el escándalo del Ucraniagate: 30 minutos que cambiaron la presidencia de Trump

13 de octubre, 2019

Esto sucedió rápido. Fue el 24 de septiembre, hace 19 días, cuando Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., anunció una investigación formal de juicio político a Trump.

 

Una transcripción aproximada de una llamada telefónica del 25 de julio muestra al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky planteando la posibilidad de comprar más misiles estadounidenses para la guerra de Ucrania contra Rusia, antes de que Trump diga: “Sin embargo, me gustaría que nos hicieras un favor”.

 

Trump continúa pidiéndole a Zelensky que investigue la participación de Ucrania en las elecciones de 2016 y que trabaje con Rudy Giuliani y el Fiscal General Bill Barr para investigar a Joe Biden y su hijo, Hunter, que hicieron negocios en Ucrania.

 

Trump sostiene que el contenido de la conversación fue “perfecto”.

 

Los demócratas dicen que es evidencia suficiente de que el presidente abusa de su cargo para solicitar la interferencia extranjera en las elecciones.

 

Una semana después de la investigación, Trump dijo a los periodistas en South Lawn que Ucrania debería comenzar “una investigación importante sobre los Bidens”, la solicitud exacta que llevó a los demócratas a iniciar su investigación de juicio político. Luego, el propio Trump se superó: “China debería comenzar una investigación sobre los Bidens”.

 

También se supo que al menos cuatro responsables estadounidenses de seguridad nacional alertaron internamente sobre la presión de la Casa Blanca sobre Ucrania antes de la controvertida llamada de Trump con el presidente ucraniano, informó el diario The Washington Post.

 

Según este diario, los funcionarios empezaron a dar señales de preocupación desde mayo, tras el retiro de la embajadora estadounidense en Ucrania Marie Yovanovitch.

 

Mientras tanto, la Casa Blanca dijo el martes que no cooperará con la investigación legislativa, que tacha de “partidista e inconstitucional”.

 

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, volvió a decir el jueves pasado que no estaba al tanto de la decisión de Trump de retener la ayuda militar antes de su llamada telefónica del 25 de julio.

 

“No hubo chantaje”, dijo Zelenski durante una conferencia de prensa. “No tenía idea de que la ayuda militar fue retenida”. La cuestión de si Trump le ofreció a Zelenski un quid pro quo, el apoyo militar de Estados Unidos a cambio de una investigación sobre el exvicepresidente Joe Biden en Ucrania, es uno de los principales focos de la investigación de juicio político en curso en Washington.

 

Pero salvo una nueva información dramática, los analistas sugieren que Trump, al igual que Bill Clinton, será destituido por la Cámara y luego absuelto por el Senado.

 

Dejá un comentario