Las cinco claves para mirar en el interior bonaerense

25 de octubre, 2019

Vidal Kicillof elecciones bonaerense

En la provincia de Buenos Aires se juega buena parte de la suerte electoral del domingo. El distrito más grande del país que concentra casi el 40% de los electores, parecería tener definida su elección, sin embargo en su interior, existen grandes centros urbanos todavía en disputa que no solo tendrán su incidencia a la hora del recuento de votos, sino que además, tienen su volumen simbólico.

 

Es por eso que más allá de lo que suceda el domingo en la disputa por la gobernación, habrá que prestar atención a lo que ocurra en La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Olavarría y Junín. El condimento extra que tienen a su vez las ciudades mencionadas, es que tomando los números de las PASO, el escenario en cada una de ella permanece abierto.

 

En La Plata, el intendente del PRO Julio Garro, enfrenta a la candidata kirchnerista Florencia Saintout, con el antecedente de las primarias en el que el Frente de Todos se impuso al oficialismo, aunque medido de forma individual, Garro cosechó cerca de 90.000 más que su adversaria.

 

En el oficialismo bonaerense por su parte, dejan trascender que la elección es remontable, dado que la candidata peronista tiene un perfil kirchnerista duro, lo que podría significarle una dificultad a la hora de retener los votos de sus adversarios internos derrotados.

 

En el caso de Mar del Plata, la disputa será “voto a voto”.

 

Así lo dejan trascender fuentes del oficialismo bonaerense. Con 550.000 electores, la ciudad balnearia es la cabecera de la quinta sección electoral, que es la más grande del interior bonaerense. Allí la gobernadora María Eugenia Vidal jugó fuerte al nominar al candidato del PRO, Guillermo Montenegro, para dar la pelea. Sin embargo, la candidata más votada de manera individual fue Fernanda Raverta, del Frente de Todos, que ayer recibió un último espaldarazo al ser la anfitriona del cierre nacional que encabezó Alberto Fernández.

 

En el entorno de Montenegro confiaron ante este diario que esperan que la participación en el centro de la ciudad (en donde Montenegro cosechó más votos) aumente. Al mismo tiempo creen que Vidal podría sumar algunos puntos respecto de las PASO, lo que significaría un arrastre positivo.

 

En Bahía Blanca, la ciudad cabecera de la sexta sección (la más extensa geográficamente), el intendente de PRO, Héctor Gay se impuso en las primarias por solo 4.000 votos, sobre el candidato del peronismo, Federico Susbielles, quien además cuenta con el activo de ser el titular de la Confederación Argentina de Básquetbol.

 

En el caso de Mar del Plata, la disputa será “voto a voto”. Según lo han manifestado fuentes del oficialismo bonaerense.

 

La ciudad portuaria que irradia una influencia sobre buena parte del interior bonaerense, fue testigo de las múltiples visitas de Vidal que buscó reforzar la candidatura del intendente local. Bahía Blanca es históricamente una ciudad refractaria al peronismo.

 

Olavarría, es la cabecera de la séptima sección electoral, la menos poblada y corazón geográfico de la provincia. El intendente del PRO Ezequiel Galli, se impuso por 2.500 votos sobre el hombre del FdT, Federico Aguilera. En el inicio de la semana, Fernández visitó Bahía Blanca y Olavarría, mostrándose junto a cada uno de los candidatos, lo que demuestra la apuesta fuerte que el FdT está realizando en las ciudades populosas bonaerenses. Al igual que otros intendentes, Galli apostó a la estrategia local para despegarse del escenario nacional por lo que en el oficialismo provincial se muestran confiados.

 

Junín, también gobernada por el PRO, con Pablo Petrecca, es la más importante de la cuarta sección, bonaerense. Allí el FdT se impuso, aunque Petrecca fue el cosechó más votos individualmente. El exintendente y hombre del massismo, Mario Meoni, es quien encabeza la lista local del FdT y en su entorno, creen que el arrastre de la boleta de Fernández será clave para recuperar el distrito.

Dejá un comentario