La huida de inversores ya se convierte en una estampida

25 de octubre, 2019

Finanzas - bonos dudas mejoras dólar rueda precios Merval bolsa mercado

Por Luis Varela 

 

En un día con mucha histeria, con inversores y ahorristas inundando los bancos, con Cristina Kirchner reivindicando la quita de la deuda realizada en 2005, se acentuó ayer la salida de fondos del sistema financiero argentino, y la huida llegó a tal punto que el Banco Central perdió en un día nada menos que US$ 883 millones.

 

Desde cualquier posición, los argentinos con algún tipo de tenencia pidieron dólares a dos manos, para llevárselos, sacarlos del alcance del que gane la elección este domingo, y con eso el valor del billete verde pegó un salto en las categorías de base, aunque mostro un día un poco más tranquilo en los valores más altos.

 

Mientras en el exterior, titubeos del Brexit mediante, el dólar subió 0,5% contra a libra, 0,3% contra el euro, 0,2% contra el real y 0,1% contra el mexicano (aunque bajó 0,5% contra el peso chileno), en Argentina el billete estuvo claramente hacia arriba.

 

El tipo de cambio minorista oficial subió 97 centavos hasta $ 63,34, el blue cerró sin cambios respecto del miércoles a $ 69,75 y hubo una suba de 45 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 59,45. Con el contado con liquidación terminando el día a $ 79,62. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue se estiró hasta el 10% y la distancia entre el ccl y el mayorista ya roza el 34%.

 

Y no solo el dólar estuvo para arriba ayer: medidos en pesos, el euro subió 55 centavos hasta $ 66,13, la libra subió 40 centavos hasta $ 76,51 y el real subió 13 pesos hasta $ 14,74.

 

Esta corrida está generando una gran intranquilidad en los inversores. Y a eso se sumó que este martes debieron ser pagados los cupones de tres bonos (AA21, AA26 y AA46), y como los tenedores de esos títulos no tuvieron novedades en sus cuentas en Caja de Valores muchos supusieron que ya se inició el temido default, aunque habrá que esperar la apertura de hoy para ver si estos pagos se realizan.

 

El desconcierto es ciertamente total y los movimientos son claramente absurdos, tanto que hay brotes ciertamente selectivos, para arriba y para abajo, en diversos títulos públicos, con jugadas ciertamente arriesgadas en algunos inversores agresivos. Se sabe, el 7 de noviembre el bono más negociado de la Argentina, el AY24, debe pagar renta y amortización, y algunos apostadores entraron en los últimos días en este papel, con la idea de que este sea el último gran pago antes del reperfilamiento.

 

Pero claro, todo esto dependerá del resultado de la elección presidencial de este domingo. Ayer, en línea con eso, aparecieron informes que compararon la cantidad de votantes que tuvieron las PASO y la Presidencial de 2015, donde hubo una gran diferencia de 2,5 millones de votos, y con un achicamiento vertical de votos en blanco.

 

Algunos oficialistas especulaban que si eso pasa esta vez, crece algo la posibilidad de que haya un balotaje, aunque el grueso de las encuestas sigue mostrando, que casi con seguridad, el presidente del período 2019-2023 será Alberto Fernández.

 

En ese sentido, desarmando a gran velocidad el stock de Leliq, el Banco Central mantuvo ayer inalterada la tasa de esos títulos en el 68% anual (cuando en dólar está subiendo mucho más que eso) y las tasas de los plazos fijos bajaron a 53% anual por plata chica y 56% por plata grande.

 

Detrás de todos esos movimientos, las cotizaciones de todos los títulos mostraron un descalabro, con subas y bajas extremas, lo cual indica que nadie sabe cual puede ser el resultado electoral del domingo y, mucho menos, cuales serán las decisiones económicas que tomará el que gane las presidenciales, sea quien sea.

 

Con ese marco, el 80% de lo operado en bonos se transó en cinco papeles: AY24 48%, TC20X 13%, AA22X 9%, AY24X 8% y AO20 4%. Y, con el doble de volumen operado, hubo un fuerte repunte promedio para los títulos públicos argentinos. Con salto para los bonos TJ20D y PMY24, con subas del 5% al 9% para los bonos PAY0, NO20, TVPY, PARY, AC17, PUM21, A2E7 y TJ20Z. Y caída del 4% al 12% para los bonos AA21D, AA22Y, TJ20Y, TVPP, AF20, AF20D, TC20X, AY24C, AY24D y TJ20C. Este gran sube y baja determinó un cierre sin cambios para el riesgo país, en 2.145 puntos básicos.

 

Las bolsas del mundo estuvieron sin dirección definida. Hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: el Dow bajó 0,1%, pero el S&P subió 0,2% y el Nasdaq creció 0,8%. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,5% y la de México subió 0,5%.

 

En la Bolsa de Buenos Aires, con menos negocios ($ 1.240 millones de pesos) el índice S&P Merval subió 2,1%, con el 80% de lo operado en acciones transado en seis papeles: Petrobras Brasil se llevó el 40% de los negocios (cobertura absoluta), G.F. Galicia tuvo el 21% de las operaciones e YPF el 9%.

 

Con esto, en los extremos se vieron alzas del 3% al 7,5% para Ternium, Aluar, Rigolleau, YPF, Indupa, Grimoldi, Capex y Clarín. Caídas de entre 2% y 5,6% para Phoenix, Dycasa, Garovaglio, Ausol, Juramento, Domec y Celulosa. Con los ADR argentinos en Nueva York también mixtas: con subas del 1% al 2,9% para Macro, Globant e YPF; y bajas del 1% al 2,3% para Galicia, TGS, Bunge, Cresud, Tenaris, Telecom y Edenor.

 

Finalmente, hubo grandes diferencias en las commodities a nivel internacional. Se anotó un fuerte salto del 4,1% para el petróleo: el barril volvió a US$ 56,30. Los metales preciosos estuvieron firmes: salto del 1,5% para la onza de plata y suba del 0,7% para el oro. Los metales básicos actuaron mixtos: el níquel subió 1,5%, el cobre mejoró 0,1% y el aluminio bajó 0,5%. En Chicago hubo una baja del 0,1% para la soja, del 0,3% para el maíz y del 0,9% para el trigo. En Rosario se vio una baja del 0,4% para la soja, descenso del 0,6% para el trigo y retroceso del 0,7% para el maíz. Y hubo una rueda con pocos cambios para las criptomonedas, esperando a la libra.

Dejá un comentario