Hay reservas para llegar a diciembre, afirmó Lacunza

18 de octubre, 2019

ministro-de-hacienda-Hernan-Lacunza-3

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, aseguró ayer que las reservas monetarias que posee el Banco Central (BCRA) son “suficientes” para sostener el tipo de cambio hasta el 10 de diciembre, y remarcó que la deuda pública “de ninguna manera es impagable”.

 

“Los controles de cambio han funcionado y están funcionando. No hay un problema de atraso cambiario y alcanzan las reservas para sostener el tipo de cambio hasta el 10 de diciembre”, afirmó Lacunza en declaraciones radiales desde Washington, en donde hoy mantendrá reuniones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para exponer la evolución de las cuentas públicas correspondiente al tercer trimestre del año, las cuales indican que hubo sobrecumplimiento por parte del Gobierno.

 

Durante la entrevista, Lacunza sostuvo que “hay una estabilidad cambiaria que es razonable, lo esperable”, y señaló que “el tipo de cambio es superior al de equilibrio”. En ese sentido, precisó que “es casi el doble en términos reales”, y añadió que “es 90% superior que a fines de 2015; es 60% superior al principio de esta crisis, en abril de 2018; y es 25% superior al promedio de las últimas décadas”.

 

“Las ventas (de reservas) de ayer (por el miércoles) tienen mucho que ver con pago de deuda privada al exterior, que tampoco hay que interrumpirlo”, explicó el funcionario. “No es demanda especulativa de atesoramiento: son compromisos que la Argentina tiene que cumplir”, subrayó.

 

“Las reservas que se están yendo en estos días tienen que ver básicamente con pagos de deuda, que es lo mismo que hizo el gobierno anterior”, y precisó que la administración de Cristina Kirchner “en sus últimos cuatro años perdió US$ 30.000 millones de reservas, porque las usaba para pagar deuda”, aseguró.

 

Respecto a la deuda, el ministro manifestó que “de ninguna manera es impagable, es de magnitud razonable para un país como Argentina”, y agregó que no tiene problemas de solvencia, aunque en este momento tiene problemas de liquidez. “Ningún país del mundo puede sostenerse un tiempo prolongado pagando todos los vencimientos, sino que todos los países del mundo renuevan buena parte de su deuda”, aseguró.

 

Lacunza recordó que después de las PASO al país no le renovaron nada, aunque es una situación transitoria: “Para cumplir con nuestros contratos y obligaciones, tenemos las reservas”, apuntó. El ministro señaló que la deuda argentina es de US$ 310.000 millones, que según su medición representa el 68% del PIB, no el 100%, en referencia a las declaraciones del candidato del kirchnerismo, Alberto Fernández. “Estos cuatro años aumentó (la deuda) en 29%, no se duplicó ni nada por el estilo”, enfatizó Lacunza. Asimismo, manifestó que “la variación de la deuda es la suma del déficit del período, que fue un total de US$ 70.000 millones, a lo que se suma deuda anterior no registrada, como la de los holdouts”.

 

“Esto es equivalente a lo que pasó en el período anterior, cuando la deuda subió 21%, lo que demuestra que no hubo desendeudamiento entre 2011 y 2015”, aseguró.

 

Por otra parte, también opinó sobre la inflación de septiembre, que fue publicada esta semana por el Indec con un aumento de 5,9% mensual, y señaló que se dio como consecuencia directa del salto del dólar que se generó por el resultado de las PASO, con la contundente victoria de la fórmula de Fernández, y puntualizó que “como el traslado de la devaluación a los precios tiene un rezago, se vio más en la inflación de septiembre que en agosto”.

Dejá un comentario