El PIB, en caída libre, seguirá a los tumbos en 2020

7 de octubre, 2019

Casa Rosada PIB

En el mercado estiman que el PIB caerá 1,5% en 2020. Así lo anunció el último REM del BCRA. Cerca de Alberto Fernández, incluso, creen que, si gana y hace todo bien, el PIB recién podría empezar a crecer hacia finales de 2020. Así lo manifestó, por ejemplo, Emmanuel Alvarez Agis.

 

Economía & Regiones dedicó su último reporte a la cuestión y su proyección es negativa. “Sin reformas estructurales de fondo, que ningún candidato presidencial diagnostica ni nombra, el escenario macroeconómico 2020 será más complicado que el de 2019. Sin cambios de fondo, sin una reforma del Estado, sin un ajuste fiscal de por lo menos 5 puntos del PIB, sin bajar impuestos para desahogar al sector privado permitiéndole hacer negocios y ganar dinero para incentivar la inversión y la acumulación de capital, sin una reforma del BCRA que sanee su balance y sin una reforma laboral, lo más sensato es esperar que todas las tendencias actuales se profundicen en 2020: dólar más alto, más inflación y peor nivel de actividad”, dijeron.

 

 

Así lo explican: “En E&R pensamos que todo este escenario de los últimos años podría potenciarse y recrudecer en 2020. De acuerdo con nuestras estimaciones, el PIB real cerraría con una variación negativa de 3,3% en 2019, aun cuando el componente “rebote” de la cosecha sirve como amortiguador de la caída. De acuerdo con nuestras estimaciones, 2019 dejará un arrastre estadístico negativo de 1,9% para 2020. En otras palabras, si el PIB dejara de caer y se mantuviera durante todo 2020 en el nivel de fin de 2019, las cuentas nacionales registrarían una caída del nivel de actividad de 1,9% durante el 2020”. Según sus números, sin el “efecto cosecha” (que no estará en 2020) el PIB hubiera caído 4,7% en 2019.

 

“A nadie le podría sorprender una caída del PIB que tendiera a ubicarse en torno al 5,5%-6% en 2020”, dicen en E&R.

 

Si se continúa haciendo lo mismo, dicen en E&R parafraseando a Albert Einstein, lo más probable es que los resultados sean similares. “Ahora bien, si se continúa haciendo las cosas ‘mal’ y dicho accionar se sostiene prolongadamente en el tiempo, lo más sensato es anticipar que la acumulación de costos sobre costos traerá consigo una profundización de los problemas. Esta dinámica implica que los costos para la economía real deberían potenciarse en 2020 cuando se los compara contra los costos afrontados en 2018 (-2,5%) y 2019 (-3,3%), respectivamente”, agregan.

 

Si bien dicen que no es una proyección, sostiene que a nadie le podría sorprender una variación del PIB negativa que tendiera a ubicarse en torno al 5,5%-6% en 2020. “¿Por qué no presentamos una estimación? Porque en E&R pensamos que el default se profundizará en 2020. Al mismo tiempo, pensamos que el riesgo de hiperinflación es relevante. De darse estos dos fenómenos, probablemente la situación sería mucho más delicada y la caída del PIB en 2020 terminaría siendo mayor (…) El sector privado (individuos y empresas) deben prepararse para un año más complicado que el actual”, concluyen.

 

Dejá un comentario