El misterio electoral de Bolivia: recuento de votos deja a Morales entre la reelección y la segunda vuelta

22 de octubre, 2019

evo morales

Los últimos datos publicados por el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia volvieron a cambiar el escenario de las elecciones presidenciales y colocaron al presidente Evo Morales en un balotaje con el líder de Conciencia Ciudadana (CC), Carlos Mesa, aunque la diferencia es tan escasa que lo que resta del escrutinio podría determinar lo contrario.

 

Según los últimos datos del escrutinio provisorio, el presidente boliviano obtiene el 46,4% de los votos, frente al 37,07% del opositor Carlos Mesa. Con esos números, Morales quedaría a escasas décimas de ganar en primera vuelta, para lo que necesita 10 puntos de ventaja.

 

Las elecciones presidenciales realizadas el domingo pasado abrieron una crisis interna por la suspensión en la carga de datos durante la noche de los comicios, cuando Morales no alcanzaba a superar el 50% de las adhesiones ni una diferencia mayor a los 10 puntos, condiciones necesarias para imponerse en primera vuelta.

 

Anoche las autoridades reactivaron la carga de datos y el escenario se transformó y colocó a Morales como virtual triunfador en primera vuelta por apenas una décima.

 

Con el correr de las horas, la carga volvió a modificar el resultado y con el 95,63% de las actas electorales verificadas, se confirma la realización del balotaje si no existen nuevos cambios, dado los escasos votos que separan los escenarios.

 

Morales se convirtió en el primer presidente indígena de la nación andina en 2006 y estuvo en el poder desde entonces, supervisando el sólido crecimiento económico y la consolidación del control sobre las instituciones y gran parte de los medios de comunicación.

 

En 2016 había perdido un referéndum sobre si podría buscar un cuarto mandato. Pero luego de ese traspié, está de vuelta en la boleta por demanda popular.

 

Los críticos argumentan que su ego está fuera de control, lo que se refleja en la construcción de un nuevo palacio presidencial de 25 pisos en La Paz y un museo en su lugar de nacimiento para honrarlo.

 

Pero Evo rechaza la idea de que ha crecido un culto a la personalidad alrededor de su presidencia. ‘Todavía soy un hombre humilde, nada ha cambiado”, dijo días atrás a la prensa.

Ahora, el recuento de las elecciones presidenciales realizadas el domingo pasado abrieron una crisis interna por la suspensión en la carga de datos durante la noche de los comicios, cuando Morales no alcanzaba a superar el 50% de las adhesiones ni la diferencia mayor a los 10 puntos, condiciones necesarias para imponerse en primera vuelta.

 

La misión de observación de la OEA instó ayer al órgano electoral de Bolivia a “defender la voluntad ciudadana” y advirtió que es “difícil de justificar el cambio dramático de tendencia” del escrutinio provisorio.

 

“Instamos a la entidad electoral a que defienda decididamente la voluntad de la ciudadanía boliviana con estricto apego a la Constitución Política del Estado y leyes complementarias de manera ágil y transparente”, expresó el jefe de la misión de observación de la OEA, Manuel González, en una rueda de prensa en La Paz.

 

Dado el escaso margen, la confirmación de una segunda vuelta quedara sujeta al resultado que salga del escrutinio definitivo.

 

Dejá un comentario