El Gobierno apoyó a Piñera y mostró expectativa por Bolivia

23 de octubre, 2019

PICHETTO 2

Con distintas figuras como voceras, el oficialismo dejó en claro cual es su postura en los dos focos de tensión que tiene por estos días América Latina: Chile y Bolivia. En el caso del país trasandino, sumido en una protesta que lleva cinco jornadas y que dejó al menos 15 muertos, el Gobierno dio señales claras de respaldo al presidente Sebastián Piñera. En paralelo, mostró su expectativa por el incierto rumbo de los comicios en los que Evo Morales buscaba un nuevo mandato, al que por ahora no logra acceder según un escrutinio sospechado.

 

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el candidato a vicepresidente Miguel Pichetto fueron muy enérgicos sobre la situación en Chile. Alternaron respaldo a Piñera y denuncias de posibles infiltrados en Santiago. Para la ministra, en Chile se busca derrocar al presidente. “El Estado chileno tenía que salir a poner orden. Lo que pasa en Chile no es una protesta social, es una insurrección”, afirmó en declaraciones a Radio Con Vos.

 

“Ninguna de las razones de insatisfacción chilena permite que puedan prender medio Chile, hay gente que murió incendiada adentro de un supermercado”, agregó la ministra, quien también opinó sobre los incidentes que se registraron el lunes frente al Consulado de Chile en Buenos Aires: “La izquierda siempre dice lo mismo: salen a la calle, destruyen todo y dicen que son infiltrados. Siempre son unos santitos, que están tranquilos y aparecen unos infiltrados. Déjense de joder. ¡Vamos, somos grandes para creer eso en Argentina a esta altura del partido!”.

 

Para Pichetto, hay un germen venezolano y cubano en la crisis chilena, que vinculó con los acontecimientos en Ecuador.

 

Para Pichetto, hay un germen venezolano y cubano en las protestas chilenas, que vinculó a los recientes acontecimientos en Ecuador. “(Nicolás) Maduro tiene poder de generar estructuras foquistas. Si analizamos el proceso de tensiones que tuvo Chile, vemos que hay más de sesenta venezolanos supuestamente vinculados a Maduro”, afirmó al Canal 3 de Rosario. “Este es un escenario en el que están gravitando Cuba y Venezuela. Esto es preocupante”, completó.

 

Hasta ayer, la Cancillería argentina se había expresado oficialmente solamente en el caso de las elecciones bolivianas. Pero Jorge Faurie se sumó ayer al coro de voces del Gobierno que salieron a apoyar públicamente a Piñera, un aliado del presidente Mauricio Macri en la región. “Hay componentes que tienen que ver con la realidad y las preocupaciones de chilenos y ecuatorianos. Pero sin duda, lo que ha apuntado el senador Pichetto tiene una justificación, porque como se ve en las imágenes hay un accionar coordinado de gente muy organizada, con métodos casi calcados, que actúa para generar situaciones de extrema violencia y búsqueda de caos institucional que desestabilizan a los procesos políticos en nuestra región”.

 

La crisis chilena tuvo ayer su quinta jornada consecutiva de protestas callejeras y otro toque de queda, vigente hasta la mañana de hoy. La cifra de muertos ascendió a 15, al sumarse a la lista los casos de un joven atropellado por un camión militar en Talcahuano, un hombre acribillado en Curicó y otro en un saqueo en Coquimbo, y una víctima por electrocución, en un supermercado de Santiago.

 

El canciller Faurie también opinó sobre la incertidumbre electoral en Bolivia, donde el recuento se detuvo y después se retomó. El resultado pasó de un balotaje entre Morales y Carlos Mesa a un triunfo del presidente sin necesidad de segunda vuelta, pero ayer volvió a establecerse el escenario de balotaje. Según los cómputos oficiales, con el 95% de las actas relevadas, el presidente boliviano llegaba al 45,8% de los votos, contra 37,5% de Mesa, números que llevaban al balotaje.

 

“Estamos esperando definiciones frente a las dos visiones: la del presidente Evo Morales, que se considera reelecto, y la del candidato opositor, que tenía una tendencia de votos muy favorable y de repente se vio interrumpida”, dijo Faurie, quien remarcó que el Gobierno mira este proceso electoral cuestionado “con particular interés”.

 

“Esto genera una situación de duda y alteración que debe ser zanjada por las autoridades electorales bolivianas, pero también por los observadores internacionales”, afirmó el canciller argentino. En La Paz hay veedores de la Organización de Estados Americanos (OEA), quienes llamaron a las autoridades electorales del país a “defender la voluntad ciudadana”. La organización decidió reunir hoy a su Consejo Permanente para analizar la situación.

Dejá un comentario