El empresario recibido por Macri tras juntar US$ 2M en Twitter para hacer chipá sin TACC, se va a Paraguay

22 de octubre, 2019

A mediados de mayo de este año, Pablo Ricatti fue noticia tras haber sido recibido por el presidente Mauricio Macri en Casa Rosada. A tan solo cinco meses de aquel encuentro, y con una nueva devaluación y cepo mediante, el empresario de la alimentación decidió suspender el proyecto y anunció que se va a vivir a Paraguay.

 

Ricatti fue conocido primero como un gurú financiero por sus datos y tips a través de su cuenta personal en Twitter (@pricatti) y luego por haber lanzado un plan de negocios que reunió a más de 360 accionistas interesados en llevar adelante un emprendimiento para elaborar alimentos para celíacos, con el foco en elaborar chipá sin TACC (libre de gluten).

 

En menos de 12 horas llegó a recibir cerca de 700 propuestas para invertir en el proyecto. Y terminó juntando más de US$ 2 millones.

 

En las entrevistas posteriores al encuentro en Casa Rosada, Ricatti fue por más y dio a conocer parte del plan ambicioso que tenía para esa recaudación y cantidad de socios. Contó que estaba buscando un espacio en un parque industrial para construir la fábrica, que daría empleo directo a 25 personas e indirectamente a más de 150.

 

También se habló de que iban a salir a la Bolsa y que la idea era crear 50 fábricas con una inversión de US$ 2 millones cada una y un total de US$ 100 millones.

 

El emprendedor, ya es propietario de una planta ubicada en San Justo, partido bonaerense de La Matanza, que cuenta con más de 50 empleados y se especializa en panes para panchos y hamburguesas.

 

Ahora las cosas cambiaron. “El proyecto lo suspendimos cuando el dólar se hizo pelota, cuando empezaron a poner cepo. No era momento de poner plata en Argentina. El día después de las elecciones, con la devaluación, como uno fondea y pone dólares pero el patrimonio queda en pesos, nos impactó en $10 millones. Tuvimos que suspender todo”, relató al sitio BA.

 

“Simplemente, tengo un proyecto para ir a Paraguay y me mudo. Voy a hacer negocios allá. Acá la situación no da para seguir invirtiendo. Vamos a un default, va a haber más devaluación y se va complicar para importar. Veo eso”, detalló en Infobae.

 

En su Twitter, hoy también escribió sobre lo que significó el proyecto de la “vaquita”. “Nunca entendí por qué le tienen tanta bronca algunos al proyecto de la vaquita, invertir para ganar dinero, dar laburo, bajar costo de alimentos eran los objetivos, no le veo la parte criticable al tema”, dijo esta mañana.

 

La “vaquita” a la que hace mención Ricatti se trató de Vatuit (por vaquita tuitera), una empresa con más de 359 socios que iba a construir una fábrica de chipá para celíacos.

 

Pero tras la desición de suspender todo el proyecto, Vatuit no existe más. “Lo decidimos con todos los socios y luego de la devaluación brutal y del cepo. Teníamos una estructura societaria para evitar pagar tanto de Ganancias y ahora no podemos sostenerla. Con el cepo no se pueden comprar dólares para ir devolviéndole a los inversores lo que le prestaron a la empresa”.

 

El proyecto según confirmó Ricatti, ni siquiera pudo arrancar. “No pudimos arrancar… gracias a Dios. Después de las PASO se detonó todo. No era viable. ¿Quién invierte hoy en el país? Pregúntenle a Pagani de Arcor si invierte. Todos levantaron la pata del acelerador y está bien porque cae el consumo y viene más devaluación”.

 

Pese a haber terminado con el proyecto abruptamente, remarcó que nadie perdió nada. “No llegaron a desembolsar nada, se salvaron. Estábamos abriendo la cuenta de inversión y pasaron las PASO. Veo chances de hacer algo más adelante, las dinámicas van cambiando. Ojalá se pueda hacer algo. Tuvimos un 2001 y luego se hicieron miles de negocios: no es para siempre, pero ahora no se puede. Sigo en contacto con el equipo, con los socios. Hay ganas”.

 

En díalogo con Radio con Vos, el empresario confirmó que tras el ocaso de Vatuit se muda a Paraguay con su familia y que ya tiene algunos proyectos del rubro alimenticio para avanzar.

 

La semana pasada, la cámara de Diputados de Paraguay aprobó una declaración en la que insta al Banco Central de dicho país a “flexibilizar” la entrada de capitales procedentes de la Argentina.

 

El diputado Sebastián García Altieri, del partido PPQ, presentó el pedido y argumentó que “el aparente resultado que se presagia” para las elecciones presidenciales argentinas motivará la salida de capitales hacia el Paraguay.

 

“Se insta al Banco Central del Paraguay a flexibilizar el ingreso de capital argentino al territorio nacional y presentar planes de inversión de dichos capitales en actividades comerciales y/o de desarrollo”, decía la breve declaración aprobada por la cámara legislativa.

 

 

Dejá un comentario