Derrotadas, pero con lugares en el organigrama que prevé Alberto

3 de octubre, 2019

sagasti bielsa

Los nombres del posible gabinete de Alberto Fernández están en danza. Hace rato. A partir de los rumores habituales en este tipo de situaciones y también del círculo de allegados al candidato a presidente en campaña. Se especula por caso, que Santiago Cafiero tendrá un rol relevante, como eventual jefe de Gabinete o secretario general. Que Felipe Solá podría ocupar su lugar en la Cancillería. Que Eduardo Wado de Pedro estaría en Interior. Que Nicolás Trotta tendría a cargo el área de Trabajo. Que Matías Kulfas sería el ministro de Economía. O que Daniel Arroyo podría recalar en Desarrollo Social.

 

A ellos se les suman otros nombres, ligadas a la distribución de cuotas de poder entre aliados o a posibles compensaciones geográficas. Y se espera que el posible organigrama de Alberto tienda hacia la paridad de género, aunque no lo logre. Lo mismo que Alberto resitúe en lugares expectantes a derrotados en el ciclo de elecciones provinciales con los que generó un buen vínculo político. La santafesina María Eugenia Bielsa y la mendocina Anabel Fernández Sagasti son dos casos en particular. A los que se podrían sumar otros. Mientras que la primera suena fuerte como posible ministra de Vivienda e Infraestructura Urbana, la segunda podría tener un rol importante en el área de Justicia.

 

Díscola

 

Bielsa fue precandidata a gobernadora por el peronismo en la provincia de Santa Fe. Perdió contra el mandatario electo, Omar Perotti, en las primerias, y acompañó al rafaelino en las generales, poniéndole el cuerpo en la campaña. Luego de varias tensiones con algunos referentes del kirchnerismo (Agustín Rossi, entre ellos) hizo las paces y se reintegró al peronismo unificado, sin ganarse la venia de Cristina Kirchner en su intento político. Días pasados, la rosarina acompañó a Alberto Fernández en su visita a San Juan y tuvo varias reuniones de trabajo con el equipo más próximo al candidato.

 

Mientras Bielsa suena fuerte como posible ministra de Vivienda, Sagasti podría tener un rol en el área de Justicia.

 

La dirigente tiene experiencia en el área que Fernández pretende convertir en Ministerio. Además de arquitecta, fue directora de Servicio Público de la Vivienda de Rosario entre 1993 y 1995, en su primer cargo público. No obstante, el lugar institucional más importante que ocupó fue la vicegobernación de la provincia durante la última gestión del peronista Jorge Obeid. Según trascendió, ya le presentó un programa de trabajo al candidato del Frente de Todos y evalúa nombres para su equipo.

 

Apuesta

 

En cuanto a Fernández Sagasti, la derrota de manera más abultada de lo esperado frente a Rodolfo Suárez, en la pelea por la gobernación mendocina, todavía dejó golpeada emocionalmente a la senadora, pero estaría dispuesta a sumarse al gabinete nacional. Sagasti es una de las legisladoras más próximas a Cristina Kirchner y, en campaña, también supo construir un buen vínculo con Fernández.

 

Sagasti es abogada, martillera pública y corredora de comercio egresada de la Universidad Nacional de Cuyo. Fue una de las fundadoras de La Cámpora en su provincia, en la que pudo establecer contactos más allá del kirchnerismo “puro”. Eso, por caso, le permitió ganar anclaje territorial para vencer al precandidato del peronismo más tradicional en las primarias, el intendente de Maipú, Alejandro Bermejo, que parecía contar inicialmente con más posibilidades. Su formación jurídica podría ubicarla en un área vinculada a la Justicia. No necesariamente la cabeza del Ministerio, sostienen cerca de Fernández.

 

Otro “derrotado” que podría volver al ruedo es Florencio Randazzo. En este caso, la derrota no es inmediata, en tanto el chivilcoyano no fue candidato en 2019 a ningún cargo. Pero sí política. Quedó afuera de la apuesta presidencial del Frente para la Victoria, en 2015, como pretendía, y en 2017 quedó cuarto, muy lejos de la posibilidad de acceder a una senaduría. Competía, además de Cambiemos, con la actual candidata a vicepresidenta Cristina Kirchner y con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Y su jefe de campaña era el propio Fernández. El Ministerio de Transporte, especulan, podría estar esperándolo.

 

 

Dejá un comentario