Con acusaciones del PJ, se recalentó la pelea bonaerense

8 de octubre, 2019

La campaña electoral bonaerense se recalentó en los últimos días, con críticas que el peronismo le hizo a la gobernadora María Eugenia Vidal, quien por un momento quedó marcada como blanco preferido de la oposición enrolada en el Frente de Todos. Si bien fue el candidato a gobernador Axel Kicillof el personaje más relevante que apuntó contra la gobernadora, ayer se plegaron varios directores del Banco de la Provincia de Buenos Aires para cuestionar el uso de planes de la institución. La gobernadora respondió, y también los hizo su subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell.

 

A las dudas que Kicillof planteó anteayer por los números económicos de la provincia, ayer sumaron sus dardos Juliana Di Tullio, Sebastián Galmarini, y Andrés Vivaldo, integrantes del directorio del Bapro por el kirchnerismo y el massismo. Cuestionaron a la gobernadora por el uso de planes de la institución en medio de la campaña. Puntualmente, se refirieron a la presentación que hizo el viernes, en Mar del Plata, junto al candidato a intendente Guillermo Montenegro, en la que anunció dos nuevas líneas de crédito del Bapro para financiar la renovación de la flota pesquera y fomentar a las pymes del sector.

 

“Vidal es una mentirosa. Dice que escucha a las pymes, cuando en realidad usa el banco para ayudar a sus candidatos. Es una gran estafa a todos los bonaerenses. El Bapro tiene que volver a ser el motor de nuestra provincia”, señaló Galmarini.

 

“Tanto la gobernadora, como el presidente del banco (Juan Curutchet), llevan a esta institución a ser parte de su campaña electoral, cuando es momento de prestar apoyo a las pequeñas y medianas industrias que no están pudiendo resistir la actual crisis económica y social”, señaló Vivaldo.

 

Para Di Tullio, Vidal “miró con la nuca las pymes y el banco actuó en consecuencia”. Y consideró que “parece un banco que no le pertenece a la producción de la provincia, les pertenece a Vidal y a Curutchet”.

 

Kicillof había lanzado la primera piedra en esta pelea que ayer tomó más belicosidad. El exministro de Economía durante parte del período de gobierno de Cristina Kirchner había dicho que tenía dudas “tanto sobre la deuda como sobre las cuentas públicas de este año” en la provincia. También había estimado “un faltante de caja para el cierre de este año de entre 50 mil y 80 mil millones de pesos”. Días atrás, en Necochea, había planteado que Vidal discriminaba a los intendentes del Frente de Todos.

Respuesta de la gobernadora

 

Vidal le respondió a Kicillof en declaraciones al canal América. “La provincia, en estos cuatro años, bajó impuestos; la deuda que deja es similar a la que dejó el gobierno anterior, sólo que se ve en las obras, y en cada lugar se puede ver donde está la plata. Bajamos impuestos; las deudas son de niveles similares y pagamos los sueldos todos los meses”.

 

La gobernadora calculó que el déficit de la gestión de Daniel Scioli estuvo en torno a los “11 mil millones de dólares cuando se fue”, y comparó: “Hoy nuestra deuda está en alrededor de los 12 mil millones, y está incluso en obras que se van a terminar durante el próximo mandato”.

 

Alex Campbell también recogió el guante y le respondió a Kicillof. “Las palabras de Kicillof no hacen más que poner en evidencia su ignorancia con respecto a como encontramos la provincia de Buenos Aires en 2015: en un estado de desidia total, desfinanciada completamente, arrasada por las mafias y el narcotráfico, con peligro de derrumbe en los hospitales y escuelas. En estos tres años hemos dado todas las batallas que el kirchnerismo no dio en doce años”, dijo Campbell. “La gobernadora, y todo su gabinete, han mantenido una relación cordial y de trabajo en conjunto con los 135 jefes comunales de la provincia”, afirmó, para desmentir las acusaciones de discriminación.

***

Narcotráfico, otro foco de tensión

 

“Con la pérdida de empleo, hay gente que se dedica a vender droga porque se quedó sin laburo”, afirmó Axel Kicillof y sus dichos cosecharon críticas del oficialismo. “Es importante trazar una línea muy clara entre los que estamos del lado de los que condenan el narcotráfico y aquellos que justifican el negocio. No hay justificación”, dijo la gobernadora María Eugenia Vidal. “Está justificando a los que laburan de narcotraficantes”, indicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. “Es una afirmación muy peligrosa, que tiene mucho desconocimiento, mucho de discriminación”, opinó el ministro de Justicia, Germán Garavano.

Dejá un comentario