Blancos oficialistas de Carrió: todos los funcionarios a los que apuntó resistieron en sus cargos

7 de octubre, 2019

elisa carrió

Elisa Carrió, una de las fundadoras de Cambiemos, criticó con dureza a Rogelio Frigerio y sacudió al Gobierno.

 

Pero la lista de funcionarios oficialistas a los que criticó es engrosada con el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, contra el que embistió a fines del año pasado, y con el ministro de Justicia, Germán Garavano, al que también cuestionó en el cierre de 2018. Más allá de las duras críticas de la diputada, los tres funcionarios permanecieron en sus puestos, y en algunos casos con el respaldo explícito del presidente Mauricio Macri, quien se diferenció de su aliada.

 

El caso más reciente es el de Frigerio. El jueves, en un acto en el Club Aráoz, Carrió le dedicó un párrafo picante. “Frigerio esconde muchas cosas, a mí no me importa Frigerio. Nos entregó en toda la Nación, así que no me importa, porque hizo de los candidatos del PJ candidatos del Gobierno. Porque las obras acá en Buenos Aires pertenecen al gobierno de Rodríguez Larreta y al Gobierno Nacional, pero en todo el país pertenecen al Gobierno Nacional de Macri, a través del Fondo de Infraestructura. Y todos los gobernadores convencieron a sus pueblos, con ayuda de algunos de Cambiemos, de que esas obras no eran de Cambiemos, eran del PJ. ¡Qué se hagan cargo de la entrega que hicieron de esta coalición!”, bramó la diputada.

 

Macri respaldó a Frigerio al día siguiente, en declaraciones radiales: “Ella tiene una visión, yo confío en Rogelio. Todo lo que Rogelio ha hecho ha sido bajo mi conducción y liderazgo, con lo cual estoy tranquilo”. Fue el más reciente de una lista de respaldos de Macri a funcionarios criticados por Carrió.

 

Diciembre de 2018 fue un mes duro para Cambiemos, en el que Carrió movió las estructuras de la alianza. Garavano y Cuccioli fueron en ese momento sus blancos, y el resultado fue el mismo: los funcionarios siguieron en sus cargos.

 

Carrió presentó un pedido de juicio político contra el ministro de Justicia en la Cámara de Diputados tras sus dichos sobre lo inconveniente de que un expresidente sea llevado a prisión preventiva, por su actuación en la causa AMIA y por su rol en la salida de Norberto Oyarbide del Poder Judicial, a través de una renuncia y jubilación. En marzo, lo llamó “imbécil”. Garavano resistió y Macri no le soltó la mano ante las críticas de Carrió.

 

Cuccioli también permaneció en su cargo, tras reproches de Carrió por funcionarios desplazados de la AFIP, diferencias que se zanjaron en una charla telefónica entre ambos.

Dejá un comentario