Arnaldo Bocco: “El cepo de US$ 200 es bastante provocativo, es matar al mercado”

29 de octubre, 2019

Arnaldo Bocco

Tras las elecciones y definido el próximo mandato presidencial, la economía pasa a primer plano en las agendas. En esa línea, el economista Arnaldo Bocco, hombre de consulta de Alberto Fernández, analizó la situación en diálogo con CNNE y dijo: “Macri y Fernández deberían acordar que el Gobierno se vaya con la mayor protección de las reservas existentes”.

 

Bocco destacó el encuentro entre el Presidente saliente y el electo, que da esperanza de un diálogo razonable y se declaró “optimista” respecto a las negociaciones con el FMI y los acreedores privados.

 

Sobre las prioridades a atender a partir del 10 de diciembre dijo: “Son muchas cosas urgentes, demasiadas. Probablemente, cuando asuma el nuevo Gobierno tendrá que dar certidumbre a parte de su electorado e iniciar un camino de recuperación del aparato productivo, que estuvo bastante dañado por las restricciones que se pusieron, con más de la mitad del sector industrial con su capacidad ociosa sin producir. Deberán recuperar el mercado interno y al mismo tiempo hay un hecho: la necesidad inevitable que tiene la Argentina (después de haber dejado caer dos acuerdos con el FMI y con el tercero bastante maltrecho) de sentarse a negociar, que parece imprescindible para la continuidad de los convenios que el país firmó en los últimos años”.

 

Respecto al orden aconsejable para negociar la deuda, Bocco sostuvo que “primero es el FMI porque el acuerdo, aunque esta caído, dice que cualquier negociación de la deuda futura que no sea de carácter vinculante con las que tienen ellos, en este caso la privada, tiene que pasar por el organismo. Entonces, evidentemente, hay que conversar con el FMI. Pero la dinámica de los mercados tiene una gimnasia distinta de la velocidad con la que actúan los organismos públicos, porque el FMI es un organismo público internacional. Creo que se está conversando con los dos al mismo tiempo y eso es bueno. Soy optimista en los dos casos”. En ese sentido, mencionó que hay una sobre liquidez mundial que excede la de los últimos tiempos, lo que radica en una oportunidad para el país.

 

Por otro lado, el economista se refirió a la profundización del cepo que el BCRA estableció tras el resultado electoral y dijo que era producto de la caída de reservas (de US$ 22,5 mil millones desde las PASO): “Habiendo perdido reservas de esa manera, había que obturar la salida. Yo creo que el Gobierno tendría que haber tomado otra decisión en paralelo, y que todos los exportadores que ya tienen hace años colocadas exportaciones en el exterior y que no trajeron los dólares, deberían traerlos si queremos que el mercado de cambio funcione. Eso no se adoptó. Se bajó primero a US$ 10.000 y ahora a US$ 200. Es bastante provocativo, esa cifra es matar el mercado”.

 

“Estamos en un período de transición, lo bueno es que haya conversaciones entre el Presidente saliente y el ingresante. El Presidente electo fue invitado a participar, un gesto inédito de una madurez que no se conocía en Argentina. Da la sensación de que vamos por un camino de razonable diálogo”, expresó Bocco, quien añadió que “el país necesita responder cómo conseguirá los dólares que se necesitarán a futuro: exportar más, ordenar su sistema financiero, proveer el crédito, dar empleo, reactivar la actividad productiva. Son aspectos que van a pasar al mismo tiempo que la negociación de la deuda o, tal vez, un poco antes o después. Para hacer eso, el nuevo Gobierno tiene que tener algún grado de tranquilidad interna que sólo se lo va a dar un buen inicio en las negociaciones internacionales”, afirmó.

 

Por último, aconsejó que el Gobierno saliente y el entrante acuerden la mayor protección de las reservas netas, y que “se cuide la transición para que no se genere un mensaje que conduzca a la fragilidad o inestabilidad de la economía”.

 

“El Gobierno que se está yendo no debería tomar ningún tipo de medida que genere un mensaje que pueda confundir la situación de fragilidad, por ejemplo, se autorizó a pagar con endeudamiento salarios en la administración pública, en particular en la provincia de Buenos Aires y eso podría generar problemas en el sistema bancario porque tienen que destinar una cantidad muy grande de dinero. Yo sería cuidadoso”, concluyó Bocco.

 

Dejá un comentario