Alberto F., con una mirada poselectoral: “Macri ya es parte de la Historia”

22 de octubre, 2019

Tras el picante debate del domingo, el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, retomó ayer las recorridas de campaña y lo hizo con un tono enfocado más allá de las elecciones generales. En Olavarría y Bahía Blanca, las ciudades que visitó ayer, lanzó advertencias por una posible corrida del dólar después de los comicios y responsabilizó al presidente Mauricio Macri. Recordó el salto que tuvo la divisa tras las PASO y subrayó que espera que ese escenario no se repita ante una posible nueva victoria de su lista.

 

El mensaje de Fernández fue el mismo en Olavarría y en Bahía Blanca, donde estuvo acompañado por Sergio Massa y los candidatos a intendente por el Frente de Todos en los dos municipios que actualmente gobierna Cambiemos. En Bahía Blanca, dijo que espera que el Presidente “no se enoje, como hizo la última vez, y no maltrate a los argentinos”.

 

Al profundizar sobre esa advertencia, señaló que desea que Macri “no libere el dólar para que escale, como permitió la última vez, según cuenta alguna causa judicial que hay en Buenos Aires”. Se refirió así, a un expediente que se inició por una denuncia a partir de dichos de Martín Redrado, que había responsabilizado al jefe del Estado por, presuntamente, ordenar que el Banco Central no interviniera en la disparada del dólar tras el resultado de las PASO.

 

Un mensaje similar tuvo el candidato en Olavarría. “Quisiera que Macri no se vuelva a enojar y que no haga más daño. Capaz que el resultado del domingo no le va a gustar”, disparó en una conferencia de prensa que brindó antes de trasladarse al club Puerto Nuevo para un acto proselitista.

 

En Bahía Blanca, Fernández recibió consultas sobre una posible transición presidencial y apostó porque sea en calma. “Tomemos todo con tranquilidad, porque lo único que va a pasar es un cambio de gobierno”, dijo, dando por descontada su victoria en las urnas. “Puede ser que tenga muchas implicancias hacia el futuro, no tengo dudas, pero institucionalmente no debiera ser más que eso”, reforzó. “De mi parte, toda la voluntad y toda la vocación de que esto transcurra en tranquilidad y con la alegría de los argentinos”.

 

Agregó que le gustaría que Macri tuviera una actitud colaborativa en esa hipotética transición. “No sé qué va a dejar Macri, pero sería buenísimo que él colabore tratando de no trastocar más las cosas y de no hacer todo más difícil”, señaló.

 

Fernández buscó bajar un mensaje de tranquilidad, después de un debate polémico, que levantó anteayer mucha más temperatura que en su edición anterior. “Finalmente, los argentinos pueden ver otro horizonte de proyección hacia sus expectativas. Eso es formidable que ocurra. Hagamos las cosas de tal modo que todos estemos tranquilos y que Argentina no tenga más cimbronazos como los que desde hace más de un año el Gobierno nos hace sentir”, indicó.

 

No obstante esa prédica a favor de calmar las aguas, lanzó otra dura crítica contra el Presidente, esta vez por la planta estatal: “No tengo idea si van a poder contener una inflación que parece ser que se les fue totalmente de las manos. No tengo idea qué van a dejar en el Estado, porque últimamente nombraron a sus funcionarios de apuro, para llenarnos la planta de empleados administrativos que ellos quieren que estén designados”.

 

El tenso debate de anteayer también fue parte de las declaraciones de Fernández en Bahía Blanca. “Si el debate a la gente le aclaró y le sirvió de algo, bienvenido sea”, consideró sobre el intercambio realizado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

 

Los distritos que visitó ayer Fernández son un desafío para el Frente de Todos. Los intendentes de Olavarría y Bahía son de Cambiemos y ganaron las PASO. El candidato a presidente apoyó a los dos postulantes que llevará en su boleta: Federico Aguilera y Federico Susbielles.

Dejá un comentario