Ajzenman: “Los gobiernos corruptos generan ciudadanos más deshonestos”

13 de octubre, 2019

“Los escándalos de corrupción de un gobierno tienen un impacto sobre la deshonestidad o la ‘corrupción’ de los ciudadanos: gobiernos corruptos terminan generando ciudadanos más deshonestos”, sostiene el economista Nicolás Ajzenman en una interesante entrevista realizada por La Nación.

 

Ajzenman arribó a esa conclusión tras un estudio en México, que luego volcó en un paper. Allí, escribe: “He demostrado que cuando la mala conducta del gobierno se hace pública, la gente reacciona instantáneamente, comportándose de manera más deshonesta (…) y, lo que es aún más preocupante, cambia sus valores cívicos”.

 

“Para estudiar esto utilizamos actos de corrupción real, que vienen de auditorías de la justicia mexicana a gobiernos subnacionales y municipales, y después medimos la deshonestidad con varios tipos de datos, como por ejemplo, cuánto se copiaron los alumnos en las escuelas secundarias”, explica el economista de 34 años ante La Nación.

 

“La conclusión es que hay un efecto cuando el líder político da una señal clara de lo que se puede hacer y lo que no. Cuando muestra que siendo corrupto está todo bien, los ciudadanos descubren o aprenden algo nuevo sobre las normas de su comunidad: si el líder es corrupto, entienden que está bien ser corrupto y actúan en consecuencia”.

 

Eso genera un “efecto reforzamiento” o, en criollo, un círculo vicioso. “Hay muchos motivos por los cuales los ciudadanos corruptos terminan derivando en gobiernos corruptos. Con lo cual, si también decimos que gobiernos corruptos generan ciudadanos corruptos, uno diría que no se corta, porque al final es como una especie de afianzamiento de la corrupción”, opinó Ajzenman.

Dejá un comentario