Zielonka: “La velocidad a la que caían las reservas presionó al Gobierno”

3 de septiembre, 2019

dolar lebac botes Zielonka

Entrevista a Miguel Zielonka Director de EconViews

 

Luego del primer día del nuevo “cepo” cambiario, aunque atenuado por el feriado en Estados Unidos, el director de EconViews, Miguel Zielonka, analizó con El Economista el impacto de las nuevas medidas.

 

¿Qué evaluación hace del primer día de arranque del nuevo “cepo”?

La evaluación de ayer no es relevante porque fue feriado en Estados Unidos y entonces el mercado estuvo mucho más tranquilo. Lo anunciado era una medida de emergencia y necesaria porque la velocidad a la que estaban cayendo las reservas presionaba al Gobierno a tomar decisiones. Las medidas cambiarias, si bien no son deseadas ni positivas, permiten que las reservas alcancen para una transición lo más ordenada posible. Generando oferta de dólares de los exportadores y moderando la demanda del sector privado, de alguna manera el BCRA podrá correrse del protagonismo de tener que vender divisas en cada rueda.

 

¿Era necesario el nuevo “cepo”?

Creo que se debería haber cambiado el orden de las decisiones: se tendría que haber intentando antes con los controles cambiarios que con el reperfilamiento de deuda. Digo esto porque se reperfiló deuda en pesos que no impacta en reservas, y de lo que se trataba era de administrar el stock de reservas para asegurar una transición. El reperfilamiento intentó ahorrar reservas, algo que con la deuda en pesos cuesta más entender si íbamos a terminar de todas maneras en un control de cambios. Además, al haber ido primero al reperfilamiento se le metió un poco de “arena” a la industria de fondos comunes, que vieron afectada su operatoria normal.

 

El Gobierno tendría que haber intentando antes con los controles cambiarios, que con el reperfilamiento de deuda.

 

¿Seguirá el retiro de depósitos?

Habrá que ver día a día cómo sigue la evolución porque hay un nivel de incertidumbre suficientemente alto. Los retiros venían a un promedio de US$ 400 millones por día y habían bajado a US$ 200 millones el miércoles de la semana pasada, previo al anuncio del reperfilamiento. No hay todavía cifras concretas, pero la sensación es que los retiros se volvieron a acelerar el jueves y viernes y presumiblemente los controles de cambio provocarán que sigan altos al menos unos días.

 

¿Las restricciones cambiarias fomentarán los canales alternativos para conseguir dólares?

Creo que habrá una brecha entre el dólar oficial y los canales alternativos. Como estas últimas operatorias son entre particulares, no afectarán a las reservas y darán más tiempo durante la transición.

 

¿Fue un default el reperfilamiento de deuda?

Fue un “default selectivo”, ya que si alguien cambia las condiciones originales de emisión es un default, como lo consideraron también las calificadoras de riesgo. Como durante un año y medio se usó al FMI como prestamista de última instancia y aún no se abrió el mercado de crédito voluntario, será necesario conversar con los acreedores para comprar tiempo o bajar el peso de los cupones. Esperemos que no sea necesaria una quita nominal, pero hoy el mercado está descontando que algo de eso habrá.

 

Las medidas, si bien no son positivas, permiten que las reservas alcancen para una transición lo más ordenada posible.

 

¿Sufrián una quita los acreedores con el reperfilamiento?

Que habrá una quita en valor presente no hay ninguna duda. El mercado está descontando que no sólo habrá un alargamiento de plazos sino eventualmente una baja de cupón y/o del valor nominal. Las discusiones con acreedores son procesos largos y, aunque podría haber una sorpresa positiva, hoy el mercado cree que el proceso no será tan amigable o favorable como el Gobierno pretende. El FMI puede dar una mano en esto, ya que ha ayudado a coordinar acreedores en el caso de Ucrania , pero el asunto es lo suficientemente largo y complejo como para que no dependa sólo de este Gobierno. Incluso, ya diría que es más un tema más del próximo gobierno que de éste.