Visita de campaña (y polémica)

17 de septiembre, 2019

Visita de campaña (y polémica)

Al retomar sus recorridas por el interior del país, Miguel Ángel Pichetto y Rogelio Frigerio visitaron San Luis. Ambos tuvieron una agenda apretada en la que combinaron campaña y gestión, pero que también tuvo algunos resquicios para la polémica, con la cuestión de la deuda por coparticipación que Nación mantiene con la provincia como un punto que generó revuelo.

 

Pichetto y Frigerio, que actuaron como una dupla bastante aceitada en la campaña de las PASO, se calzaron ayer nuevamente el traje de enviados de Juntos por el Cambio al interior. Viajaron a San Luis para inaugurar obras de renovación urbana que el Gobierno Nacional realizó en la ciudad de La Punta, actividad que combinaron con encuentros con los candidatos a diputados nacionales en esa provincia, Alejandro Cacace y María Eugenia Gallardo, y con el excandidato a gobernador Claudio Poggi.

 

El senador y el ministro del Interior se reunieron con legisladores e intendentes. Según contó Cacace a El Economista, “Frigerio hizo hincapié en el federalismo y en cómo ha mejorado la participación de las provincias en la renta nacional durante este gobierno, en especial en referencia a San Luis”.

 

En el encuentro en la Legislatura –afirmó el candidato a diputado a este diario–, se admitieron falencias en la fiscalización y el postulante a vicepresidente pidió “dar todos los debates” y “hablar con la gente no sólo por las redes, sino también dar la cara en los medios tradicionales” para explicar las últimas medidas económicas. Lo hizo en pos de “revertir el resultado”.

 

En el encuentro con candidatos, se admitieron falencias en la fiscalización y Pichetto pidió “dar todos los debates”.

 

El ministro del Interior subrayó, en una conferencia de prensa que brindó junto a Pichetto para los medios locales, que las reuniones con candidatos locales y con el bloque de legisladores de Cambiemos que mantuvieron se dieron “en el marco de esta campaña electoral que está a 45 días de la elección del 27 de octubre, que es la elección que vale, la elección por los puntos, en la que Argentina se juega mucho, se juega su futuro”.

 

Pichetto también habló sobre las elecciones y reiteró su confianza en que Macri sume hasta llegar a la segunda vuelta. “Yo la veo con optimismo y creo que Juntos por el Cambio va a estar en el balotaje, vamos a hacer una muy buena elección. Creo que vamos a aumentar el caudal de votos, hemos tenido un respaldo de 8.200.000 votos”, señaló. “Lo que les quiero transmitir es que hay mucha convicción y mucha decisión, y estamos recorriendo el país, hablando con la gente para transmitirles la confianza de una propuesta política que no está derrotada todavía”, agregó.

 

Fue en la visita a la Legislatura cuando los enviados del oficialismo nacional vivieron un momento tenso, ya que senadores que responden al gobernador, Alberto Rodríguez Saá, les pidieron que se abone una deuda que la Nación tiene con la provincia por el descuento de fondos coparticipables. Según informó la agencia de noticias Télam, la presidenta del bloque del PJ local del Senado, Mabel Leyes, se acercó a los referentes del oficialismo nacional en la explanada del edificio y les manifestó la necesidad de saber “cuando se va a pagar la deuda”, sobre la que la Corte Suprema de Justicia falló, en 2015, a favor de San Luis, y los invitó a “tomar un café”.

 

Frigerio se refirió al hecho en la conferencia de prensa posterior y subrayó que la deuda exigida por los legisladores es la que generó el kirchnerismo. “La provincia, desde nuestra gestión, está recibiendo el 15% de la coparticipación que justamente la administración anterior le sacó. Fueron muchos miles de millones de pesos que la provincia, durante toda la gestión del kirchnerismo, no pudo tener y que ahora forman parte de sus ingresos”, retrucó el ministro del Interior. “Lo que queda por resolver, en el caso de San Luis, son los recursos que no se coparticiparon precisamente durante el kirchnerismo”, explicó Frigerio.

 

“Fue un papelón. Sin problemas, podrían haberme pedido un encuentro, sabiendo que iban a la Legislatura. Era obvio que solamente querían montar un show”, dijo Cacace a El Economista. “Cuando Macri llegó al poder, San Luis recibía $ 9 mil millones; en el presupuesto 2020 están previstos $ 47 mil millones. Macri paga el famoso 15% de la Anses desde el primer día, la discusión es sobre los 12 años que el kirchnerismo no coparticipó eso”, agregó el actual diputado provincial.

 

El reclamo que ayer se escenificó en San Luis se origina en un fallo de la Corte Suprema de febrero de este año que hizo lugar a una demanda iniciada por la provincia contra la Nación por fondos de coparticipación, por la que el Gobierno debe abonar a San Luis alrededor de $15 mil millones. Son fondos que habían sido retenidos para la Anses, a partir de una retracción de 15% de la masa coparticipable que se había establecido en la época menemista y que Cristina Kirchner anuló antes de dejar el poder. San Luis no aceptó un bono y continuó el juicio.